Translate

dimecres, 19 d’agost de 2020

"El ateo", documental

“El ateo” es un documental, “realizado de puertas adentro de su propia casa”, dirigido por la cineasta marplatense Daniela Reboiras (2020) y protagonizado por Fernando Esteban Lozada.

Esteban Lozada, activista y referente del  librepensamiento en América Latina, es el creador de Ateos Mar del Plata, e integrante de H.I.J.O.S. (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) Mar del Plata y de la Coalición argentina por un Estado laico.  Autor del documental Los Monstruos no existen, actualmente coordina y dirige un programa radiofónico “La voz del erizo”, un programa de Ateos y Ateas Mar del Plata

El documental tuvo su preestreno en Facebook este pasado domingo vía Activismo Audiovisual, ahora se puede ver en Youtube:

“Este documental realizado durante la primera etapa de la cuarentena, invita a reflexionar acerca de cómo nuestro sentido común y nuestra estructura de pensamiento están fuertemente atravesadas por la enorme influencia que han tenido las religiones monoteístas en nuestra cultura occidental. Entender estos mecanismos de dominación que sostienen este sistema perverso y destructivo es necesario para dejar de reproducirlo y tomar decisiones que nos lleven hacia una vida más emancipada”.

Una entrevista a la directora Daniela Reboiras y a Fernando Lozada en La Capital, Mar del Plata, (“Documental marplatense propone emancipar el pensamiento de la religión”), publicada antes de su preestreno, nos pone en antecedentes del origen y finalidad del documental:

“Lozada se considera un activista que cuestiona el rol de las iglesias y de las religiones en nuestras sociedades contemporáneas.

Este filme, nacido de las muchas charlas que mantiene con su compañera y cineasta, refleja esas mismas inquietudes.

“Mi aporte tiene que ver con pensar en cómo se ha metido la religión cristiana en el sentido común, en nuestra forma de ver el mundo, más allá de lo religioso que uno lo ve de una manera más obvia”, contó Lozada a LA CAPITAL.

Lo que no es tan obvio ni tan directo, dijo, es cómo el pensamiento religioso monoteísta subyace detrás de la visión del mundo actual. “La idea del documental es mostrar cómo la religión se ha metido adentro de nuestras cabezas y cómo se refleja en nuestras vidas y en las instituciones, como en el Estado”, agregó”...

Documental

 Fuente: Fernando Esteban LozadaActivismo Audiovisual  (Facebook), 8 de agosto de 2020

 

dijous, 11 de juny de 2020

Llibres

Hem rebut noticia d'un llibre interessant que podeu llegir gratuïtament a la xarxa:

"La Iglesia católica: maldad extrema disfrazada de amor al prójimo"
Autor: Francisco Bandarán

Resumen: El libro presenta un análisis de la Iglesia basado en una revisión crítica de sus propios textos doctrinales y de su evolución histórica. Se demuestra que el dios de los cristianos es un absurdo, pues sus atributos son un sinsentido lleno de contradicciones. La lectura de la biblia sorprende a cualquier lector razonable por su crueldad, y por la puerilidad de las explicaciones de cuestiones que hoy son científicamente bien conocidas. Para evitar el bochorno que provoca su lectura, la Iglesia niega a veces el sentido literal de la biblia, interpretándola a su conveniencia.

La historia de la Iglesia está plagada de torturas, guerras asesinatos y delincuencia. En nombre de dios se han permitido todo lo peor que puede surgir del ser humano. En la parte final, se defiende el ateísmo como resultado del triunfo de la razón y del sentido común sobre el dogma fundamentalista de las religiones. Finalmente, se defiende el estado laico, combatiendo los privilegios a las confesiones religiosas.

El llibre es pot descarregar o llegir directament a la direcció d'internet:
http://calameo.download/001483768598a6a48560b

dilluns, 8 de juny de 2020

Sobreviure pel pensament crític

Marc Cabanilles | President de l’Associació Valenciana d'Ateus i Lliurepensadors

La versión original en castellano de este artículo, se halla en:

Sobrevivir por el pensamiento crítico
Sobreviure pel pensament crític.

Molta gent creu que els ateus només ens dediquem a propagar i intentar convèncer a la societat de la inexistència de déus. I res més lluny.

En el món que ens ha tocat viure, ja des que naixem se'ns inculquen una sèrie d'idees, preceptes i normes que ens acompanyaran tota la vida, tret, que fem un sobreesforç de titans per desprendre'ns d'elles. Esforç que ha de ser més que titànic, perquè la ingenuïtat, la candidesa, la manca d'esperit crític en aquesta primera etapa de la vida, fa que aquestes normes, preceptes i idees quedin gravades gairebé de forma permanent, en unes ments que neixen lliures, netes i disposades absorbir tot el que se'ls transmeti.

Desfer-se d'aquests prejudicis inoculats al néixer —i que ens condicionaran tota la vida— serà tasca gairebé impossible si no intervenen aquests esforços titànics. I aquí és on veiem la importància del sistema educatiu, que hauria d'ensenyar i fomentar les eines necessàries per poder desenvolupar un esperit crític, una forma de raonar que permeti, fins i tot des de l'adolescència, elaborar conclusions pròpies i poder viure segons les seves pròpies conviccions.

La situació que estem vivint amb el coronavirus és una oportunitat d'or per —dins el desastre humanitari— esforçar-se en la tasca d'elaborar idees pròpies, posar sobre la taula aspectes que, de forma dirigida i conscient s'intenten ocultar, o al menys no parlar molt d'ells.

Em refereixo, per exemple, a la forma de vida.

Hauríem de ser capaços d'entendre que no vivim en el món feliç que se'ns ven per tot arreu (governs, mitjans de comunicació...). Crec que —una part del món— estem vivint d'una manera insostenible, amb un abús del planeta, una distorsió del clima, un menyspreu de la naturalesa i de la resta d'espècies. Una existència en la què l'únic objectiu sembla ser el consumir, amb poca o nul·la vida interior i sense una satisfacció que duri més d'un instant.

Gràcies al maleït virus és possiblement la primera vegada que hi ha una sensació que la humanitat som una sola entitat, que el que li passa a una els passa a totes. Ara només falta, que aquesta sensació, es tradueixi en fets.

Em refereixo també, per exemple, a la mort.

Des de fa un parell de mesos, cada dia, tenim morts massives sobre la taula. I això fa reflexionar. A vegades fins i tot sense que tinguem cap intenció de meditar sobre el tema, la ment insisteix.

Seria bo aprendre a no tenir por a la mort (cosa diferent és el sofriment camí d'aquesta mort). La mort només és el final d'una etapa que comença amb el naixement. Tenim tota una vida per assumir que si hem nascut, hem de morir, i no obstant això arribem a aquest punt com si no haguéssim viscut.

Durant segles, en multitud de llocs de planeta, les persones moren simplement per les condicions de no-vida, en què viuen. Son persones com nosaltres, però que res tenen i per tant, sembla que a ningú importen. Son llocs on la mort no entén de cronologia o de lògica. No sol respectar l'edat (joves i grans), ni la salut (sans i malalts), ni el gènere (homes i dones), ni les seves creences (ateus o creients), ni el color de la pell (negra o blanca).

D'aquí, em permeto deduir la idea que moltes de les persones que diem tenir por de la mort, sobretot en la part del món del "benestar", on se suposa que la mort ha de tenir la seva lògica, en el fons, al que tenim por és a perdre tot el que hem acumulat i gaudit, sense adonar-nos que ja portem tota la vida perdent coses.

Es perden primerament els pares. Anem perdent a gent al nostre voltant (amics, coneguts, veïns...). Vam perdre diverses mascotes. Passa el temps i perdem forces, perdem facultats. Alguns fins i tot les conviccions de tota una vida.

Com veuen, els ateus, a més de negar l'existència de déus, insistim en la importància de la llibertat de pensament, la imperiosa necessitat de tenir un esperit crític, la urgència vital de reflexionar sobre el que passa, d'elaborar les nostres pròpies conviccions.

Segur que no ens equivocarem més que els que s'entesten a defensar que aquesta forma uniforme, distant, egoista, decadent i abassegadora de viure, és la millor possible (menys dolenta, diran altres).


dissabte, 30 de maig de 2020

Sigmund Freud y la Religión

por Ángel Villazón

· Sigmund Freud
(wikipedia.org) ·
La época en la que vivió Sigmund Freud, autor de la teoría psicosexual, era habitual una fuerte represión del deseo sexual, sobretodo femenino. Hizo ver al psicoanalista que existía una fuerte relación entre la neurosis y la represión sexual, por lo que era posible entender la naturaleza y la variedad de la enfermedad, al conocer la historia sexual de un paciente. La represión, fue el primer mecanismo que Freud descubrió y que hace referencia a que la mente borra eventos y pensamientos que serían dolorosos si se mantuvieran en el nivel consciente.

El autor de la “Teoría de la interpretación de los sueños” menciona que todos los sueños representan la realización de un deseo por parte del soñador, incluso las pesadillas. Según su teoría, la "censura" de los sueños produce una distorsión de su contenido. Así que lo que puede parecer un conjunto de imágenes soñadas sin sentido, a través del análisis y de su método "descifrador", realmente puede ser un conjunto de ideas coherentes.

El psicoanálisis trata las enfermedades mentales y el estudio del comportamiento de los seres humanos basándose en el análisis de los conflictos sexuales inconscientes que se originan en la niñez. Desarrolló un mapa de la mente en el que describió las características de la estructura y el funcionamiento de esta. En la mente inconsciente descansan muchos de nuestros impulsos y deseos primitivos que están mediados por la preconciencia. Descubrió que algunos de estos eventos y deseos causaban tanto miedo y dolor a sus pacientes, que permanecían guardados en el oscuro subconsciente, afectando a la conducta de manera negativa, proceso que llamó “represión”.

Posteriormente Freud desarrolló un modelo de la mente que estaba compuesto por el ELLO, el YO y el SUPER-YO, y lo llamó el “aparato psíquico”, que no son áreas físicas, sino conceptualizaciones hipotéticas de funciones mentales importantes.

Se exponen los principales elementos de dicha teoría, por el alcance que tienen.

El ELLO opera en el nivel inconsciente. responde al principio del placer y está compuesto por dos tipos de instintos biológicos o impulsos a los que llamó Eros y Thanatos. El Eros, o instinto de vida, ayuda a los individuos a sobrevivir. El Thanatos o instinto de muerte, constituye una serie de fuerzas destructivas que están presentes en todos los seres vivos.

El YO se desarrolla durante la infancia y su objetivo es satisfacer las demandas del ELLO dentro de la aceptación social. En contraste con el ELLO, el YO sigue el principio de realidad y opera en el consciente y el subconsciente.

El SUPER-YO es el responsable de asegurar que se siguen unos estándares morales, por lo que actúa con el principio de moralidad y nos motiva a actuar con un comportamiento socialmente aceptable y responsable.

En su análisis de los sueños distinguió entre el contenido manifiesto o lo que se recuerda del sueño, y el contenido latente o el significado simbólico del sueño, lo que intenta decir, y el segundo contenido que se manifiesta a través del lenguaje de los sueños.

Dejando a Sigmund Freud, por un instante, y desde un punto de vista teórico, moral y ética significan cosas diferentes. La moral se encarga de determinar que conductas son adecuadas y cuáles no lo son en un contexto determinado. Mientras que la ética se refiere a los principios generales que son beneficiosos para todos los hombres. La moral trata de aplicar las normas determinadas por la ética, a un gran número de situaciones concretas según el caso. No son iguales. Son conceptos diferentes.

Las religiones han tenido un gran peso en el establecimiento de códigos morales, de conductas sociales, a lo largo de la historia. En el mundo occidental, el judaísmo y el cristianismo han determinado una buena parte de las normas sociales actuales, mientras que en Asia lo han hecho sobre todo el budismo y el confucionismo. Si vamos mas más atrás en la historia, nos encontramos con que el hombre lleva millones de años sobre la tierra, y las normas sociales que tenían han sido muy diferentes. Grupos de indios y tribus de indígenas que tuvieron sus propias costumbres y religiones.

La sociedad cambia, las normas cambian, las religiones cambian. La moral cambia. No son absolutas.

Volviendo a Freud, este tuvo un interesante intercambio epistolar con médicos destacados, científicos, escritores y filósofos de varios de países que lo admiraron por sus investigaciones y se sintieron impelidos a comunicarse con él.

En estas cartas, muchas de las acusaciones que se hacían a Freud no son más que moralistas, es decir cambiantes, como lo son muchos aspectos de las religiones que son cambiante y ha habido muchas en la historia.

Una vez hecha y comprendida esta distinción pasamos a analizar el Estudio de “Freud y la Religión” siguiendo sus cartas.

No era fácil atacar los tabúes sexuales y religiosos de aquellos tiempos y menos desde una perspectiva atea como la del profesor vienés. Freud escribe en una carta con respecto a la sexualidad, “ No me preocupa la cuestión del simbolismo sexual que Usted excluye. Pues el sicoanálisis crea muy pocos conceptos nuevos en ese terreno, tomando ideas muy bien terminadas por el transcurso de los años que se apoyan con toda clase de pruebas”. A lo largo de muchos años quedaron refutadas muchas críticas que se le hicieron y se le hacen por sus investigaciones sobre la sexualidad y sus efectos en la mente humana.

Freud expone, en otra carta, no sin mucha ironía sobre el instinto sexual “ el éxito del sicoanálisis depende de la conjunción de dos resultados: La canalización de la satisfacción y el dominio de la sublimación del terco instinto, como es muy frecuente solo se logra lo primero, ello se debe al material: personas que vienen padeciendo gravemente durante largo tiempo que no espera ninguna alivio moral del médico, conformando un material mediocre. Personas con conflictos religiosos que están dispuestos a la forma más fácil de lucha que es la sublimación. Los sacerdotes tienen la suerte de llevarlos hasta Dios”.

El psicoanálisis, continuaba, no es ni religiosos ni lo contrario, sino que se constituye como un instrumento neutral del que puede servirse todo el mundo siempre que ese utilice para liberar al que sufre.

Respecto a la posibilidad de la sublimación hacia la religión dice : “Lo hermoso de la religión no pertenece al sicoanálisis. ¿Por qué no fue uno de tantos piadosos quien fundó el psicoanálisis? Por qué fue necesario esperar a un judío totalmente ateo?”

En otra comunicación el profesor vienés expresa que “La ruptura violenta no en el pensamiento analítico, sino en el científico, cuando se trata de Dios y de Cristo, es una de las inconsecuencias de la vida. Cuando se dice “tus pecados te son perdonados, levántate y anda”, hay muchas otras contrarias por su tiempo, psicológicamente imposibles e inútiles para la vida. Si el enfermo hubiera dicho “Como sabes que mis pecados me han sido perdonados?”, la respuesta hubiera sido “yo el hijo de Dios te los perdono”, imagínese que Sigmund Freud le dijera, “yo el profesor ordinario Sigmund Freud te los perdono”.

Freud no hizo el psicoanálisis para la cura de almas. Así como el protestantismo eliminó la diferencia entre legos y sacerdotes, también la cura de almas debe de ser secularizada y privada de toda influencia clerical.

El concepto científico del mundo y el religioso es incompatible. A la ciencia no le importa la conducta humana de Cristo, ni Confucio, ni Buda. A la ciencia no le importa la moral.

A Albert Einstein le decía “su lucha para que no conteste a su carta es vana pues lo contento que me ha dejado saber la modificación de sus juicios o al menos el pequeño avance logrado en tal dirección. Naturalmente siempre he sabido que me admiraba solo por cortesía y que hay muy pocas de mis afirmaciones que le convenzan”. “ Sin embargo me he preguntado con frecuencia que es lo que hay de admirable en ellas si no son verdad, es decir si no tienen un alto grado de verdad. No cree Usted que me habrían tratado mejor si mis doctrinas hubieran incorporado un porcentaje más alto de error y de locura”.

Freud —que defendió el librepensamiento— dijo que la educación libertada de las doctrinas religiosas no cambiará notablemente la esencia psicológica del hombre. La labor científica puede llegar a penetrar en la realidad del mundo, permitiendo poder ampliar nuestro poder y dar un sentido de equilibrio a nuestra vida.

Para terminar Freud decía que lo que quería era explorar, resolver incógnitas, descubrir una parte de la verdad. Ello pudo haber causado dolor a muchos y beneficiado a unos cuantos sin que ni una cosa ni otra parezca achacable a culpas o méritos de mi parte.

dilluns, 18 de maig de 2020

¿Quién era Gaietà Ripoll?

Cayetano Antonio Ripoll (Solsona, 1778-Valencia, 1826) fue maestro de escuela en Valencia. Acusado de no creer en los dogmas católicos, fue condenado a muerte por hereje en Valencia y ahorcado el 31 de julio de 1826. Se ha afirmado que fue la última víctima de la Inquisición española, aunque no fue condenado por el Santo Oficio (porque en 1826 no existía, ya que no había sido restablecido por Fernando VII tras el fin del Trienio Liberal), sino por la Junta de Fe de la diócesis de Valencia, que había sido creada por el arzobispo Simón López para que ejerciera las funciones del extinguido tribunal. El proceso y ejecución de Cayetano Ripoll causó un gran escándalo en toda Europa, aunque en España quedó casi oculto debido a la censura de prensa. Fue el último ejecutado en España por el llamado delito de herejía, mientras que la última persona condenada a muerte por la Inquisición fue una mujer, María de los Dolores López, que en 1781 fue estrangulada a garrote vil en Sevilla y su cadáver arrojado a la hoguera.​

Este vídeo de 35 minutos ofrece los detalles de su procesamiento y asesinato.


dilluns, 11 de maig de 2020

Una escuela diferente


Una escuela diferente a partir de septiembre, pero... ¿cómo?


Lunes 11 de mayo de 2020

La ministra de Educación ha sugerido que a partir de septiembre, si no hay vacuna, los colegios tendrán la mitad de alumnado en las aulas. Hasta ahí parece lógica la medida, dada la situación caótica y de riesgos para la salud que la pandemia está dejando. Pero quizá el Ministerio no ha calculado adecuadamente esta posibilidad, si nos atenemos al modelo escolar real que padecemos, desde hace décadas.

Repaso mi biblioteca en donde más de 150 ejemplares están dedicados a la historia, a la pedagogía y a la gestión política y social de la Enseñanza… y me encuentro con muchos títulos, algunos de los cuales nos podrían situar en el actual escenario: Uno mío, de 1997: “La escuela pública amenazada”; otro de Michel Eliard, de 2002: “El fin de la escuela”; uno del amigo M Fdez. Enguita, de 1995: “La escuela a examen”, otro de José Mª Esteve, de 2003: ”La tercera revolución educativa”, observo otro de Nuria Aragón, de 2004: “Vivir sin cole”… hay más y, por fin, uno muy reciente (2020) de mi amigo Rafa Feito: “¿Qué hace una escuela como tú en un siglo como éste?”, y, además, prologado por el actual Secretario de Estado de Educación: Alejandro Tiana.

Pues eso… el problema que tiene nuestro endémico Sistema Educativo es falta de flexibilidad y de antigüedad, es decir de no haberse adaptado a los nuevos tiempos periódicamente; de soportar grandes privatizaciones elitistas e ideológicas; de mantener grandes carencias de gasto e inversión; de generar un desequilibrio enorme entre territorios del Estado; de una formación y acceso a la función y trabajo docente que se parece más al siglo XIX que al XXI; de enormes carencias en la digitalización; de un currículo anticuado, al igual que y, salvo excepciones, de unos métodos de enseñanza aprendizaje que (generalizadamente) provienen de tiempos lejanos; de una total falta de promoción e incentivos a la innovación educativa, que la hay, pero más por el voluntarismo de unos pocos, que por los apoyos de los poderes públicos; de unas construcciones escolares, más cercanas a las del siglo XIX que a las necesidades actuales climáticas, digitales, espaciales, donde -por ejemplo- las aulas se pudieran adaptar en cada momento; o de una total falta de planificación y adecuación periódica de los centros escolares relacionados con los cambios demográficos y de planificación de las ciudades; o un modelo de enseñanza infantil, partida en dos, “sin pies ni cabeza”, producto de un muy grave error de la LOGSE, cuyo problema se va a acrecentar en estos tiempos y que otros países ya tienen solucionado, desde hace décadas; por no hablar de un diabólico calendario y de tiempos escolares inflexibles, absolutamente absurdos. Ya no digamos, para terminar, de la falta de apoyo (REAL) compensatorio a la ruralidad o al alumnado que necesita atención especial y/o específica, por diversidad de situaciones personales y/o familiares… Y así… nos llega esta contingencia y nos encuentra: “con el culo al aire”.

Como se ha podido observar, tanto en Sanidad, como en la atención a personas mayores dependientes, ha sido un caos y ha costado muchas vidas de forma innecesaria, por falta de previsión/planificación, y de privatizaciones vergonzantes… Habiendo unos responsables políticos, con nombres y apellidos. Situación que viene de muy lejos y pertenecen a casi todos los colorines políticos.

Pues en Educación, las cosas no han sido, por ahora, tan caóticamente visibles, ya que -de momento- se barren debajo de las alfombras. No sé si algún día, saldrán esas pelusas.
Pero, sin embargo a pesar del cierto caos en la muy desigual atención educativa, que ha generado el confinamiento… el actual gabinete ministerial está empeñado en sacar “SU propia modificación de Ley”, por enésima vez (la LOMLOE)… que, por cierto, ya en su denominación lleva la “penitencia”.

Un proyecto, en mi opinión, anticuado y algo chapucero en lo fundamental, una vez más, cargado de retórica y de un pegajoso “buenismo”, pero nada práctico, muy corto de miras y, una vez más, sin financiación y, aun más, con lo que se “nos viene encima” en cuanto a las Cuentas Públicas.

Respaldado, eso sí y (quizá) con razón, por quienes claman que la nefasta LOMCE… en su parte más cruel con la enseñanza pública… “se tire a la papelera”. Pero este proyecto de LOMLOE del PSOE no va a ser suficiente para lo que, realmente, haría falta.

Primero, porque no es nada atrevido, se trata de un ligero maquillaje y, en segundo lugar, porque haría falta una Ley radical que nos sitúe, de verdad, en el siglo XXI, el de la era digital, el siglo del conocimiento, donde lo PÚBLICO debe recobrar un gran protagonismo y contribuya, de verdad, a la compensación de las desigualdades sociales e individuales.

El camino para un modelo de Enseñanza del futuro nos lo acaba de mostrar esta pandemia, más allá de los cientos de libros, artículos, investigaciones… que lo viene reclamando, desde hace años.

Pero los poderes públicos, de cualquier color, miraban y parece que siguen mirando hacia otro lado. Y ahora: ¿Qué?: ¿Aceptamos una nueva improvisación que generará, estoy seguro, una mayor brecha social, por más interés que pongan los profesionales, las familias e, incluso, el alumnado?.

El plan de desescalada que el Ministerio prevé, para la vuelta a las aulas hacia mediados de septiembre, que dependerá de las actuaciones de las comunidades autónomas, pues son ellas las que fijan la fecha de inicio de curso y otras muchas cuestiones, al tener delegadas las competencias.

La iniciativa de que se regrese en grupos reducidos, de apenas quince alumnos y alumnas por aula, posiblemente en alternancia, de mañanas y tardes… para evitar que se incumplan las medidas de distancia social, va a ser más factible en unos territorios que en otros, en unas centros que en otros, en unos barrios que en otros… y en según qué edades y cursos.

Todo un reto para los poderes públicos (ayuntamientos y CCAA y para el MdEyFP en Ceuta y Melilla), para los claustros y los equipos directivos, para el personal auxiliar, para las familias y, por supuesto, para los verdaderos protagonistas: el alumnado.

Porque todo ello depende de las edades, del trabajo (fuera de casa) de padres, madres y tutores… y de la situación específica de cada centro escolar. Pero, sobre todo, de la financiación. Sin financiación adecuada, muchas cosas se “irán al carajo”. También de la profesionalidad de los docentes y de la capacidad de adaptación de las familias, todas iguales, todas diferentes.

Sólo espero que esta contingencia al menos sirva para hacer recapitular a los responsables políticos, de que tenemos un Sistema Educativo muy anticuado, poco flexible y muy desigual… y que hay que “remangarse”, cuanto antes mejor… para idear y poner en marcha otro nuevo, no sólo pensando en la agenda 2030 (que a mí no me convence), … sino en el año 2050, por lo menos.

Un Sistema único, público, por supuesto laico, muy flexible, inclusivo, democrático, ecológico y digital, donde los profesionales docentes han de situarse (haya más o menos resistencias) en este nuevo escenario obligatoriamente (como está ocurriendo en otras profesiones) y, para ello, no sólo es necesario una muy renovada formación permanente del actual profesorado, sino un modelo de acceso a la función y trabajo docente muy diferente y unos planes de estudio universitarios teórico-prácticos, muy distintos a los actuales. Y ahí, la investigación universitaria, tendría mucho que decir.

La mercantilización de la Enseñanza que propicia el Tratado de Lisboa (2007) y del cual “bebieron” la LOE, y, sobre todo, la LOMCE, además de otros sistemas educativos en el conjunto de la UE, está siendo nefasto, al crear mayores brechas sociales. Por ello, una nueva Ley orgánica debería abandonar la privatización, directa e indirecta, del Sistema. Pero, la verdad, hoy por hoy, no soy muy optimista.

diumenge, 3 de maig de 2020

La última noche

Hoy os recomendamos este excelente libro, del que podéis ver un extracto a continuación.

Está disponible en Google Libros en formato epub por 4,07€,
o en papel, en la Casa del Libro por 12,35€



dijous, 16 d’abril de 2020

Derechos: entre convención y sustancia

Miguel Steiner
www.antinatalismo.wordpress.com

¿Existen los derechos? ¿Dónde hay que buscarlos? ¿Los derechos naturales o humanos no son más que un invento relativamente reciente de cierta cultura? No es pregunta sin interés si los derechos sólo existen porque se otorgan o si existen con independencia de su fijación en normas humanas. Las dos opciones tienen sus defensores. Sabemos, por un lado, que los derechos reconocidos de las personas varían considerablemente a lo largo de la historia y lo ancho del planeta, y el relativista dirá que cualquier cosa podrían ser. Habría que guardar algunas formas, como mucho, tales como acordar los derechos, con lo que se quedarían en convencionales. Por otro lado, es habitual creer que existen determinados derechos porque parecen inherentes a la condición humana, digan lo que digan las autoridades competentes, que podrían hacer leyes intrínsecamente malas, violando tales derechos. Sólo leyes de fundamento natural (algunos prefieren, divino) pueden ser buenas o malas. En el mero convencionalismo no hay prevalencias de contenidos.

Cito de la Gran Enciclopedia Larousse sobre el derecho (como conjunto normativo, incluyendo, los derechos):
En la actualidad se oponen aún dos tendencias. Para unos, bajo la influencia de Hegel e Ihering, el derecho sólo se concibe como una creación del estado; Ihering expresa así su teoría: “El derecho es la suma de las reglas imperativas que se aplican en un estado; al tener el estado el monopolio de la imperatividad, sólo las reglas investidas por el estado con este efecto son reglas de derecho; el estado es la única fuente de derecho.” No obstante, se admite un límite a los poderes del estado: este ha de aplicar la ley que dicta; es la teoría de la autolimitación del estado. Para la otra tendencia, la acción del estado tiene unos límites jurídicos formados por derechos superiores: para algunos se trata de un derecho natural de origen divino; para otros, de un derecho ideal, y para otros, aun, de un derecho superior fundado en la solidaridad social, la moral, la idea el deber, etc.
Hobbes 1588 – 1679 —el del homo homini lupus—, como representante radical de la opción convencionalista (o contractualista), piensa que el estado no puede, propiamente, crear leyes injustas, porque las leyes que establece son lo único que genera conciencia jurídica. Así la ley vale más por ser ley y comprometer a todos en lo mismo que por ser algo dado y meramente traducido a palabra escrita. La segunda opción (por la que yo me inclino) es la que defiende el “iusnaturalismo”. De una forma u otra los derechos los tendríamos por naturaleza, por lo que somos. Ya el bebé tiene derechos, y no sólo porque los padres procuren que se expresen en el derecho positivo, en el derecho formulado. Desde la perspectiva iusnaturalista los animales podrían tener derechos también, pese a ser irracionales. El iusnaturalismo tiene variante religiosa: Dios nos ha puesto los derechos en nuestros corazones. Pero nada impide mantener una perspectiva igual de sustancial de los derechos sustituyendo a Dios por la Naturaleza. Para hacerlo bien, los derechos se deben entender como derivados de nuestras necesidades naturales, como una respuesta, en definitiva, a nuestra exposición al sufrimiento. Malo es lo que hace daño, con la importante salvedad del mal menor, que podría pasar por bueno por evitar daño mayor todavía (el dentista no es malo, por ejemplo). En una palabra, los derechos nos protegen del sufrimiento en relación con algunas de sus múltiples fuentes.

Con todo, el problema es: ¿qué es un derecho si no se encuentra formulado positivamente? Las necesidades ya están ahí, pero los derechos todavía no. Y en este paso, pasan cosas, entre otras una concepción necesariamente restringida de los potenciales derechos. Pues mis necesidades pueden entrar en conflicto con las de otros. Así las necesidades adquieren respetabilidad sólo en la medida en que sean colectivamente asumibles. Por ejemplo, un violador no tiene derecho al sexo y ni siquiera el derecho a la libertad. O: si competimos por un empleo que necesitamos urgentemente para ganarnos la vida, no vale eliminar al competidor. Dicho todo eso, la fórmula que propone este modesto opinador es:

Los derechos son la expresión convenida de las condiciones generalizables de respeto a los intereses individuales sobre la base objetiva (no convencional) de sus necesidades y su vulnerabilidad.

Cuando hablamos de los derechos humanos –al menos de eso trata la Declaración Universal de los Derechos Humanos)– hay que tener en cuenta que los interpelados suelen ser las autoridades de un estado o comunidad, es decir, el poder institucional. Hay que mencionar, nuevamente, una perspectiva relativista que quita sustancialidad a estos derechos. Según ésta, los derechos humanos son una imposición de la cultura europea que no tiene que tener validez en África, por ejemplo. Creo que tal relativismo sólo sería plenamente coherente si acaba asumiendo su propia inanidad, pues ni siquiera podría establecer el derecho incuestionable de no sufrir imposiciones culturales.

Lo destacable de los Derechos Humanos (de los tratados internacionales) es que suponen un compromiso de autocontrol de las autoridades políticas. Éstas, como garantes de la imperatividad de la ley, tienen los medios y, hasta cierto punto, la licencia para no respetar derechos individuales de ningún tipo. Pero es fácil ver que esto podría entenderse a veces como abuso. Los medios no deben ser arbitrarios ni desproporcionados ni estar al servicio de lo que no sea el interés colectivo. Celebremos, por tanto, que no se pueda (si se respetan los derechos humanos) encarcelar a nadie por sus opiniones políticas, es decir, cuando no ha cometido ningún delito (téngase en cuenta que un político preso no es por definición un preso político), que no se pueda ejecutar ni asesinar a nadie, que se tengan que respetar los derechos de los acusados a la defensa, y, por encima de todo, según mi parecer, que no se pueda torturar a nadie.

No sólo una concepción desvinculada de las necesidades sensibles de los derechos (el convencionalismo relativista), sino también la parcialidad política limita con frecuencia la efectividad de la defensa de los derechos humanos. Los derechos humanos deben concebirse de compromiso básico general. Todos los gobiernos deben respetar ciertas formas de relacionarse con la población que gobiernan, con independencia de su color político. No hace falta ser políticamente neutral para eso, sino sólo distinguir la confrontación política de la relación entre agentes del poder y sometidos. Lo común es, sin embargo, perdonar abusos en unos casos y criticarlos en otros y convertir los derechos humanos bien en un arma arrojadiza con fines políticos, bien en un invento de inocentes bobos. Si no se trata de evitar sufrimiento en último término, eso puede ser muy válido pues, ya puestos, todo valdría y la razón la tendría el más guapo, es decir, el más musculoso.

dimarts, 14 d’abril de 2020

ATEÍSMO: EL ANTIVIRUS CONTRA LA FE PATRIARCAPITALISTA

J. Agustín Franco Martínez
Apóstata del catolicismo desde 2010

«Diseñar e implementar las vacunas culturales necesarias para prevenir el desastre, mientras se respetan los derechos de aquellos que necesitan la vacuna, será una tarea urgente y sumamente compleja, (…) Expandir el campo de la salud pública para incluir la salud cultural será el reto más grande del próximo siglo». (Jared Diamond. Armas, gérmenes y acero).

Hay una pandemia estacional que cada año infecta hasta el calendario: la semana santa. Todos contagiados de religiosidad, de fiebres misóginas y agónicas respiraciones patriarcales, sin guardar ninguna distancia social, confinando a la fuerza a los inmunes ateos y a los asintomáticos de la fe (por si acaso son agnósticos). Parasitando el espacio público con su teatro de marionetas sagradas, sin ninguna medida de higiene, ni social ni mental.

Una búsqueda rápida en internet sobre «procesiones ateas» nos arroja una avalancha de artículos donde la censura del ateísmo y las escenificaciones groseras de ofensa antirreligiosa son la norma. Ni siquiera se cumple la ley, como denuncia incluso algún profesor de Derecho Eclesiástico: «jurídicamente los no creyentes tienen el mismo derecho que los creyentes a salir a las calles a manifestarse por sus ideas» (Óscar Celador). Y por tal incumplimiento (prohibiendo que se celebren procesiones ateas) no vemos en la televisión ninguna noticia insultando y persiguiendo como maleantes a los religiosos que la incumplen. Y es que la religión es un arma mortífera. «La religión es una clase de tecnología. Su habilidad para tranquilizar y explicar es terriblemente seductora [el suspiro de la criatura oprimida, que diría Marx], pero también es peligrosa» (Jessica Stern).

Vemos que hasta en la forma de contagiar y de enfermar hay clases sociales. Si eres foco potencial de infección de coronavirus, cualquier paseo injustificado es causa de vida o muerte, salvo que seas diputado. Y si eres foco potencial de infección de coronafe o rosariovirus, entonces puedes pasearte tosiéndole en el cogote a quien te plazca y estornudarle en la cara la biblia entera, versículo a versículo, hasta borrarle del genoma todo rastro de impiedad. Si analizamos el contagio en unos y otros, (pobres infieles pecadores y noble clero confesor), veremos que se ajustan bien al patrón clásico de trabajadores y capitalistas.

A unos les es de aplicación la ley férrea del terrorismo, mientras que a los otros les es de aplicación la indulgencia por misionerismo.

La beligerancia religiosa contra la increencia es brutal. En cambio, el ateísmo debe guardarse siempre de no molestar al teísmo, incluso dejándole y respetando su espacio. El ateísmo será irreverente, pero al menos es coherente y defiende la libertad de pensamiento, hasta de los creyentes. Cosa totalmente inexistente y nada recíproca en el caso de la religión, que no predica con el ejemplo.

«Una tarea importante que deben realizar los creyentes de todos los credos en el siglo XXI será divulgar la convicción de que no hay acto más deshonroso que herir a los "infieles", de una u otra vertiente, por haber "faltado el respeto" a una bandera, a una cruz o a un texto sagrado». (Daniel Dennett).

La fe religiosa es un virus que también muta y se adapta a las vacunas ateas, así, por ejemplo, sus más famosas e ingeniosas mutaciones son la misoginia y el dinerismo (según lo llama el reputado “virólogo del capitalismo” Jon Illescas). Estas derivaciones de la fe religiosa siguen un patrón lógico: la caída en el descrédito y el secularismo de la fe cristiana impone dar un salto a otra cepa de fe más contagiosa, el capitalismo.

Como todos los virus, el de la fe también se hermana en simbiótica relación con el covid-19, apoyándose mutuamente para expandirse de forma sinérgica y exponencial, especialmente a través de la caridad y los discursos papales sobre ecologismo y desigualdad. Y es que el Poder se inmuniza contra la resistencia igual que funciona una vacuna, inoculándose en vena dosis controladas de disidencia viral. Y en esto el catolicismo le lleva ventaja al capitalismo. Así que si miramos a uno como el hermano mayor del otro, me temo que tenemos capitalismo para rato, pese a los recientes mensajes apocalípticos que decretan su próxima defunción y derrumbe inminente.

Como fácilmente puede ahora descubrirse, en estos tiempos de crisis y coronavirus, la actitud histórica rebelde y combativa del ateísmo se explica precisamente por las prácticas persecutorias que comportaba y sigue comportando el derecho a la duda, a la libertad de pensamiento, a la necesidad de liberarse de la sumisión de conciencia que practican impunes desde sus púlpitos privilegiados los clérigos y moralistas de todo pelaje.

Los ateos que son felices y consecuentes no condenan al prójimo por su fe, entienden que sería tan absurdo como atropellar con alevosía a un ciego que cruza la calle. Si los creyentes quieren hablar de dios, pues que hablen. Como decía un ateo anónimo: “que discutan, pero sin acritud ni hiel, les prometemos no condenarlos nunca al fuego por el crimen de lesa geometría que ellos cometen al sostener que tres personas no son más que un solo Dios”. Hay ateos con más humor y misericordia que muchos fieles con crucifijo y voluntarios de Cáritas, puesto que perdonan a sus verdugos fijándose solo en la pena menor (creer internamente en una fantasía) frente a la descomunal pena mayor (querer imponer socialmente la propia creencia bajo pena de persecución y muerte).

A comienzos del siglo XXI había más de mil trescientos millones de personas que se declaraban increyentes, siendo entre ellas un quinto las ateas convencidas. Porcentaje similar en Europa, donde una cuarta parte (cien millones) son personas irreligiosas, de las que el cinco por ciento son ateas. En EEUU un 60% de las personas de ciencias son increyentes, elevándose a más del 90% entre los miembros de la Academia Nacional de Ciencias. ¿No se deduce claramente de aquí, entre otras cosas, el nada sagrado interés religioso por la educación? Más claro no podía ser.

Y en el contexto de la religión neoliberal, ¿no se deduce también de aquí el interés mediático por la desinformación, la infoxicación y el espectáculo? Mantener a la gente desinformada y en la ignorancia alimenta el misterio, la histeria, el temor y los mitos científicos y tecnológicos para controlar más eficazmente a la masa, con su parafernalia propagandística y caritativa y sus sermones sobre curvas, picos, guantes y alarmas.

Así, pues, apostemos por una renovada esperanza atea. “No hay ningún bien que esperar ni ningún mal que temer después de la muerte; aprovechad, pues, sabiamente el tiempo, (…), pues ahí está la mejor decisión que podéis tomar” (Jean Meslier, 1664-1729, cura ateo). Y feliz semana atea, feliz año ateo, feliz vida atea.

dilluns, 2 de març de 2020

Ignacio Arsuaga només es compara amb Alejandro Bermúdez

Víctor Salmerón
Llicenciat en Filosofia

(Puede accederse al original de este artículo, en castellano, en Laicismo.org)

Alejandro Bermúdez és un periodista catòlic de nacionalitat peruana anti-ateísta, pro-vida, profundament homòfob, actiu perseguidor del col·lectiu LGTBI, les dones i qualsevol altre grup que no s'adhereixi amb frenesí a la seva ortodòxia catòlica. És, d'altra banda, «el director del Grup ACI, integrat per les agències de notícies ACI Premsa, Catholic News Agency, ACI Digital, ACI Stampa i CNA Deutsch. A més, és director de notícies en castellà a EWTN» (aciprensa, 2016). El contingut que Bermúdez aboca a EWTN és, en general, absorbit per una desaforada quantitat de persones catòliques, sobretot d'Amèrica Llatina. Aquesta xarxa de comunicació on ell treballa «és el portal catòlic més gran dins dels Estats Units i que també es troba disponible en espanyol i alemany» (EWTN informació, s.f.). Doncs bé, «en els seus 38 anys d'existència, EWTN la Xarxa Catòlica Mundial és en l'actualitat l'òrgan multimèdia religiós més gran del món. Amb els seus 11 senyals televisius en tres idiomes que transmeten 24 hores els 365 dies de l'any, arribant a més de 268 milions de llars en més de 145 països i territoris, sent distribuït en sistemes directes de televisió, a través d'operadors per cable i per satèl·lit» (EWTN informació, s.f.). A finals de 2019, EWTN es va instal·lar a Espanya, i arriba —segons el parer de Juan Carlos González Hurtado— «en el moment en què més el necessitem». (Religió en Llibertat, 2019).

És evident que una persona de tan arrelats prejudicis i amb una intel·ligència completament fètida i lesionada pels dogmes ortodoxos catòlics i els dogmes dretans —o clerofascistes— que professa amb tanta fidelitat, no hauria de tenir tanta difusió a nivell mundial; la seva narrativa, des d'un punt de vista racional, representa un replegament i una desgràcia perniciosa per a la intel·ligència genuïna i per al lliurepensament.

Des d'aquesta xarxa de comunicació, aquest senyor s'ha dedicat amb vehemència a difondre i infondre prejudicis de tota mena contra els homosexuals (als qui defineix com a «sodomites»), els ateus, les dones i qualsevol grup organitzat en pro dels drets dels més oprimits per la societat.

Reclama —per la seva forma de conducta i operar— que la seva línia ideològica i la de EWTN és l'autèntica actitud eclesiàstica. No obstant això, el seu extremisme religiós suggereix que va més enllà del que l'Església Catòlica actual, la de Francisco, ho faria; el seu enfocament, com s'aprecia, no sobrepassa al voluntarisme agustinià o escolasticisme Tomista. Probablement, si ells estiguessin amb vida, s'escandalitzarien que se'ls compari amb un subjecte tan allunyat de les virtuts més elementals.

Però, per dir alguna cosa, la concepció que Sant Tomàs tenia respecte a la dona, no crec que excedeixi en judici a la d'aquest subjecte. Amb tot aquest cabal de saviesa, el menys que es podia esperar de sant Tomàs era una definició lànguida de la dona. I no va defraudar, perquè va definir amb gran lucidesa a la dona com a «defectuosa i mal nascuda, perquè el poder actiu de la llavor masculina tendeix a la producció d'una perfecta semblança en el sexe masculí, mentre que la producció d'una dona prové d'una falta del poder actiu. (Suma teològica – Part 1a – Qüestió 92, s.f.)». I pel que toca a sant Agustí, és ben sabuda —per si a algú se li dóna per indagar— la seva docta misogínia.

Que postures tan intransigents i intolerants com la de Sant Tomàs d'Aquino, d'evident odi i rebuig a la dona, hagin estat considerades com a virtuoses i dignes de ser imitades en èpoques pretèrites, no implica necessàriament que siguin adaptables a la realitat actual. No es considera, doncs, adequat que perspectives tan desfasades i alienes a les demandes del context actual s'hagin de divulgar amb tanta força i passió; però Bermúdez i aquesta xarxa catòlica no el creuen així.

Doncs bé, aquest senyor la ferocitat del qual —quan d'algun aire de progressisme es tracta— sembla no tenir límits, no resulta estrany que encaixi i es fusioni de manera diàfana amb Ignacio Arsuaga, qui per cert el va guardonar en el 2016 amb el premi «Hazte oir», gràcies a que és, segons Arsuaga, «un exemple de com servir a la veritat i al bé comú amb intel·ligència i coratge, gairebé sempre enmig de situacions d'incomprensió i d'hostilitat, però sovint, també, sofrint persecució, exili i perill per a la seva pròpia vida». (Religió en Llibertat, 2016).

Com és sabut, una de les grans consignes que Arsuaga ha encunyat és que «els nens tenen penis. Les nenes tenen vulva. Que no t'enganyin» (BBC Món, 2017). Potser qualsevol home de gran intel·ligència en el passat hauria anhelat crear un lema tan perspicaç, original i lacònic. I continua destil·lant saviesa —igual o millor que Aristòtil— quan de manera cèlebre diu: «Si neixes home, ets home. Si ets dona, continuaràs sent-ho» (BBC Món, 2017). Tot això es podia llegir «en el lateral d'un enorme autobús de color taronja que circulava pels carrers de Madrid, la capital d'Espanya» (BBC Món, 2017). És obvi que la narrativa d'aquests individus no és beneficiosa per a totes les persones, especialment per als grups socialment rebutjats; l'única cosa que genera aquest tipus de narrativa és una ona descomunal d'odi virulent que en res ajuda o afavoreix a les víctimes.

Una de les coses que caracteritza a aquests dos senyors és la seva curiosa fermesa per frenar els avortaments i per la prestigiosa promoció i «defensa de la vida». No obstant això, els fets irrefutables demostren que «830 milions d'éssers humans sofreixen de desnutrició crònica; 1.100 milions no tenen accés a aigua potable; 2.600 milions manquen de serveis sanitaris bàsics; 2.000 milions no tenen medicaments essencials; 1.000 milions manquen d'habitatge adequat; 2.000 milions no tenen electricitat; 781 milions d'adults són analfabets; 250 milions de nens entre 5 i 14 anys fan treball remunerat fora de la llar (FAO, 2012); 73 milions de nens, en termes absoluts, fan treballs perillosos que representen un risc directe per a la seva salut, seguretat o desenvolupament moral». Però aquests senyors, pel que sembla, no estan tan interessats a resoldre problemàtiques tan aspres com aquestes, però sí ràpids a difondre tota classe de prejudicis teològics que condemnin de manera radical tota acció progressista.

Ara bé, ¿cal fer una marxa inquisitorial contra l'avortament, com si aquest esgotés el concepte de vida, concepte tan ric i que pot ser estudiat des de diversos enfocaments? El que sí cal és fer una marxa —millor una croada— en contra de la fam, de la injustícia global, de les polítiques deshumanitzadores dels països opressors, de les ferotges persecucions que sofreixen en pròpia carn certs individus només per percebre's en si mateixos diferents… en desfavor de tot allò que ofèn la dignitat humana.

Promoure la vida és quelcom més que fustigar l'avortament, és treballar perquè aquesta sigui més digna en totes les seves dimensions. Promoure la vida és promoure tota la vida o no promoure res. És res o és tot. De què serveix promoure el naixement desaforat de nens, en països pobres, perquè es vegin abocats a afrontar una vida indigna? Però això no ho veuen o no ho volen veure aquests dos febrils senyors. No. Estan consumits per la indignació que els causa els avortaments, perquè creuen que l'única vida que s'ha de protegir és la intrauterina; les altres no importen. Quin consol per a les pobres vides-projectes en construcció!

Finalment ells parlen de «La Naturalesa», i que no es pot actuar en contra d'ella, però fins que entenguin que la naturalesa no és més que un seguici de tecnologies desfasades, no deduiran que estan sota una sèrie de fal·làcies ben definides.


Bibliografía
aciprensa. (2016, octubre 5). Retrieved from Premios HO: Los galardonados son “ejemplo de cómo servir a la verdad”
BBC Mundo. (2017, marzo 1 ). BBC Mundo. Retrievedfrom “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva”: el autobús en contra de la transexualidad infantil que causa polémica en España.
CONG. PARA LA DOCTRINA DE LA FE . (1992). EL DON DE LA VIDA . Palabra, 1992.
EWTN información. (n.d.). EWTN información. Retrieved from ANTECEDENTES EWTN, Global Catholic Network.
Religión en Libertad. (16 octubre 2016, octubre 16). Religión en Libertad. Retrieved from Premios HO: Alejandro Bermúdez denuncia la dictadura del relativismo que arrincona a los cristianos.
Russell, B. (1935). Religión y Ciencia. Oxford : Oxford University Press.
Scheuch, M. ( 2013 , de julio 7 ). LAS LÍNEAS TORCIDAS. Retrieved from ALEJANDRO BERMÚDEZ Y LA RETÓRICA DEL INSULTO.
Suma teológica – Parte Ia – Cuestión 92. (n.d.). Suma teológica – Parte Ia – Cuestión 92.
Religión en libertad. (2016, 16 octubre). Premios HO: Alejandro Bermúdez denuncia la dictadura del relativismo que arrincona a los cristianos. Recuperado 10 enero, 2020

dimarts, 25 de febrer de 2020

La Iglesia católica es dañina

Víctor Salmerón
Licenciado en filosofía

Sí, por increíble que parezca, la religión católica sigue existiendo; sí, en pleno siglo XXI. A pesar de todos los escándalos del pasado como los del presente, sigue sobreviviendo como tacuazín o zarigüeya que, por su posición, fácilmente induce a pensar que está muerta. Es cierto que La Iglesia Católica en ciertas situaciones y en determinados lugares ha resultado relativamente beneficiosa; mas al hacer valoraciones sobre el beneficio y el daño que ésta ha producido a la humanidad, resulta interesante ver como el poco bien hecho por ella no puede eximirla, pues los males y los daños que ha causado y sigue causando a los seres humanos son mayores que el poco bien realizado. La Iglesia Católica, pues, como toda otra iglesia cristiana, causa terribles daños a sus seguidores y, en alguna medida, a muchos individuos del mundo laical.

Uno de esos daños graves que causa la iglesia católica, como lo hacen todas las iglesias cristianas habidas y por haber, es en la cabeza de sus seguidores. Como es bien sabido, antes de que los niños tengan uso de razón, deberán ser llevados por sus padres para ser bautizados en una parroquia local, con el fin, según la entidad religiosa, de poner a salvo su alma, y posteriormente recibir los sacramentos restantes. A la edad de cinco a seis años, a los niños se les enseña una colección de dogmas infundados los cuales tienen que aceptar de manera pasiva, acrítica y sin ninguna posibilidad para el debate. Este adoctrinamiento prematuro, se supone, afectará negativamente a la mente del jovenzuelo; y a la postre lo convertirá en un adulto ignorante y estúpido; en suma, lo convertirá en un ser completamente dogmático y seguro de sí. En ciertos casos, sólo una mente aguda y persuasiva podrá sacar de esa oscuridad tenebrosa a una persona que haya sido víctima de un hechizo religioso católico. Es pues evidente que las personas que sean educadas, desde niños, bajo las doctrinas y normas católicas, serán, si no salen de ese dogmatismo, gente acrítica y poco pensante.

Por otro lado, uno de los daños que sufren los fieles católicos, como los protestantes, en menor grado ciertamente, es, sin duda, en sus finanzas. Se dice que en la Iglesia Católica el diezmo no es obligatorio, lo cual es cierto, pero ello no indica necesariamente que aquella sea una institución desinteresada en las finanzas de sus más contumaces fieles. En Estados Unidos, país donde resido actualmente, los padres tienen que pagar ciertas sumas de dinero a sus respectivas parroquias para que un grupo de parroquianos bien instruidos —no siempre— aleccionen a sus chavales en las doctrinas básicas de la iglesia católica. De no hacerlo, la educación religiosa se les es negada. Esa práctica no se lleva a cabo en todos los países del continente Latinoamericano, pues las economías de aquellos no son, para nada, sostenibles, y por lo tanto no se les es posible permitirse tales extravagancias. Además, si alguien quiere contraer matrimonio en una parroquia de Nueva york, por lo menos tendrá que contar, como mínimo, con ochocientos a novecientos dólares, de lo contrario el sacramento se le será negado. No parece, pues, que este organismo esté tan interesado por la salvación de las almas de sus feligreses, sí en sus finanzas.

Uno de los sectores más damnificados, producto de los perjuicios y prejuicios de la iglesia católica es, para el que lo quiera saber y el que no, el femenino. Por ejemplo, la biblia de cuyo contenido se deriva la moral y la teología cristianas es, por lo que allí se expone, furibundamente machista. El antiguo testamento demuestra, de manera irrefutable, lo que digo. Léase detenidamente estos versículos: GENESIS 3:16, donde se narra el castigo de Dios a la mujer; LEVITICO 12: 1, 2 & 5 y JUECES 21:10-12 etc. Todos esos versículos comparten algo en común: su frenético y virulento odio contra las mujeres. Para los autores de la biblia, la culpable de toda la desgracia de los hombres fue la mujer; asimismo como la responsable directa de la enemistad de éste con aquellos. Mas esa negativa no se superó en el nuevo testamento. Pablo de Tarso, fundador real del cristianismo (del cual surgió la Iglesia Católica) y máximo promulgador de la propaganda ideológica cristiana, tenía una opinión bastante lamentable del sector femenino. Solemnemente proclamó: “Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.” (CORINTIOS 14: 34& 35). En otra parte dice: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor, santificación, y modestia. (1° TIMOTEO 2: 11-15). La edad media es considerada como una de las etapas más sombrías por las que la humanidad ha tenido que pasar, lo fue sobre todo para las mujeres, quienes por la sola razón de ser mujeres, segundas en la creación de dios y culpables de incitar Adán a que merendara el fruto prohibido por dios y que trajo como secuela la muerte y la enemistad de aquel con el ser humano. Ellas sufrieron en carne propia todo el odio misógino que destila por naturaleza de la religión cristina. En esta época fue el tiempo cuando más fuerza tuvo la religión y el dogma cristianos. Con todo el poder que ésta tenía en lo político, económico, ideológico, y social se dedicó activamente a perseguir, condenar, y quemar brujas. Se estima que un número de 40.000 mujeres fueron sentenciadas a ser quemadas en la hoguera, ahorcadas, torturadas, por la amenaza de “brujería”. De este modo se demonizó a la mujer y cualquier cosa que no fuera la obediencia a la religión y al marido representaba una clara señal de ser colaboradora del enemigo, a saber, satán. Se dirá, eso fue cosa del pasado, yo no lo creo; actualmente este organismo religioso sigue relegando a la mujer, y ésta sólo sirve para cumplir las funciones más ínfimas en la institución, vaya consuelo. Son los hombres, porque Jesús era hombre, los únicos que pueden convertirse en diáconos, sacerdotes, obispos y papas. Pero las mujeres cristianas, al parecer no son capaces de advertir todos esos atropellos a su dignidad.

Pues bien, la ética cristiana, que quede claro, es sumamente egoísta. Parece ser que la única razón para el correcto proceder ético estriba en la obtención de la salvación personal en la otra vida. Ello demuestra que la acción moralmente buena que realiza cualquier cristiano no está guiada por la más genuina filantropía, sino, por el interés mezquino de alcanzar una salvación personal en el otro mundo. La ética del humanista secular no está guiada por el interés usurero pero por la benevolencia y la más sincera magnanimidad, comparada ésta con aquella, es por mucho inmensamente superior.

La Iglesia Católica resulta nociva para los seres humanos pues es, por naturaleza, mentirosa. La mentira, pues, ha sido su mejor aliada para poder sobrevivir durante todos estos siglos. Es claro que, como no está interesada en buscar la verdad, se dedica, como todas las religiones abrahámicas (cristianismo, Islam y judaísmo) a instruir, conservar, imponer y naturalizar la mentira. Esta institución, como es del dominio público, enseña supersticiones y mitos de toda clase; lo más asombroso es que dicho organismo no sólo los expone como leyendas o cuentos para niños, sino como verdades absolutas, dejando sin posibilidad de debate al librepensador. Su mentira está dirigida y configurada estratégicamente para sus fieles y para cualquiera que se deje engañar por tal patraña; y como sus fieles representan un gran número de individuos, aquella afecta a una desaforada cantidad de hombres y mujeres en la tierra. Cualquier librepensador, ateo, agnóstico o contrario a las virulencias religiosas que haya nacido en un hogar católico habrá recibido la mayoría de sacramentos que demanda tal entidad. Infortunadamente, procede de una manera déspota, sin tomar en cuenta la subjetividad o conciencia libre que se está construyendo, asegurando que lo hacen por el bien de su alma, aunque tal entidad metafísica, no haya sido demostrada por ningún experimento científico serio. De no haber sido por la incredulidad de ciertos hombres del pasado cuyo amor por la verdad los llevó a desafiar las navajas más espantosas del dogma y proceder de la manera más honrada y noble intelectualmente hablando, ésta institución seguiría manteniendo a los hombres y mujeres en las más hondas supersticiones; y la mentira que de ella surge naturalmente sería nuestra única verdad.

Finalmente, es claro pues que si un organismo o entidad por santa, infalible y reputada que se autodenomine, causa daños no sólo en lo externo pero en lo interno de un sujeto o un colectivo lo más práctico, ético y deseable sería la erradicación o fustigación de aquella. Habiendo concluido que esta institución sí causa esos daños a sus rebaños y al mundo secular, resulta pertinente pues actuar siguiendo los dictados más fogosos de la verdad.


Bibliografía:
Bioenciclopediia. (n.d.). Bioenciclopedia. Retrieved from COMPOSICIÓN DEL CUERPO HUMANO:
https://www.bioenciclopedia.com/composicion-del-cuerpo-humano/
RUSSELL, B. (1956). Por qué no soy cristiano. New York: Hispano Americana, S.A. (EDHASA)

dissabte, 25 de gener de 2020

Dos artículos interesantes

Recomendamos a nuestros lectores estos dos interesantes artículos publicados sobre laicismo y libertad religiosa:



LEVANTE - El mercantil Valenciano

El laicismo como prueba de coherencia política





eldiariocv.es

Mónica Oltra y la libertad religiosa

por Raquel Ortiz, colaboradora de Valencia Laica

divendres, 24 de gener de 2020

Las Iglesias Cristianas Sí Odian a los Homosexuales

por Víctor Salmerón
Licenciado en filosofía

«La primera tentación de Cristo» es una película de comedia que ha desatado una controversia definitivamente asombrosa, tanto así que «ha unido a más de 2,2 millones de personas» que han firmado una petición en Change.org pidiéndole a Netflix que retire la cinta de su catálogo y pidiendo una disculpa del grupo «Porta dos Fundos», grupo de comedia brasileño creador de la película, pues afirman que han «ofendido seriamente a los cristianos» (Medina, 2019).

Tres cosas han hipostasiado los cristianos al personaje de Jesús, especialmente aquellos con extremo conservadurismo:
Primero, ese sujeto, siempre que sea posible, es pensado como un Europeo, y si ese no es el caso, al menos tiene que parecerlo; y pues como es de esperarse, por ser Europeo, tiene que ser blanco; no porque sea el único color de piel que allí exista, sino porque es el que más se ha universalizado y con el que las iglesias identifican a Cristo.
Segundo, por lo que a la constitución corporal respecta, lo piensan como esbelto, un sujeto bien proporcionado.
Tercero, casi siempre se lo imaginan como un individuo absolutamente gazmoño, a saber, que habla a solas con Dios, que se comporta y se viste de manera estrafalaria y como un fabricador de milagros. Resulta obvio pues que sin esos atributos le será muy difícil a un cristiano imaginarse a Cristo.

Los cristianos han hipostasiado tales atributos a la persona de Jesús por dos razones fundamentales:
Primero, la Iglesia Católica así como las evangélicas se han dedicado por siglos, empezando quizá con Pablo de Tarso, fundador real del cristianismo, con gran dinamismo a enseñar al Jesús teológico, o sea el mítico; y un Jesús teológico sí es una construcción ideológica; por tanto su historia teológica ya no corresponde a la realidad. Los teólogos de la liberación intentaron señalar esto, pero la persecución de la iglesia ortodoxa-burguesa no se hizo esperar, enmudeciéndoles así su grito de honradez.
Segundo, producto de la desfiguración histórica que ha hecho el cristianismo oficial del Jesús histórico, aquellos poseen una profunda ignorancia de aquél. Sí. Una investigación seria sobre el Jesús histórico reduciría o curaría, se cree, la virulencia que la cinta de Netflix está causando en las cabezas de los líderes y feligreses cristianos más ortodoxos.

Hay muchos atributos que los cristianos no consideran como dotados de hermosura y por tanto no aplicables al personaje de Cristo. Lo negro, por ejemplo, no ha sido visto como algo bueno en el terreno religioso cristiano; es asociado con el diablo o el mal. Un Cristo negro, en consecuencia, no sería bien visto por los cristianos conservadores. Pero lo que les resulta más abominable es el que Cristo sea personificado como un homosexual y con una pareja. Para la mayoría de jerarcas y cristianos conservadores la sola idea de pensar que Jesús podría haber sido gay les parece de naturaleza aberrante y monstruosa.

La hipótesis de que Jesús haya podido ser un homosexual es, desde una perspectiva teológica —que es una construcción ideológica— inverosímil, pero desde un punto de vista estrictamente histórico no lo es. Como se podrá notar si se lee la biblia detenidamente y con sentido crítico, las principales figuras del mundo hebreo, a saber, los patriarcas, los jueces, los profetas y los líderes religiosos no eran célibes. El Dios judío tal como se dice en el génesis, ordenó a los primeros humanos que poblaran la tierra (Génesis 1:28). Es más, la falta de simiente era vista, en el mundo hebraico, como una maldición. El celibato no era, pues, una práctica común entre los judíos. Esto forzosamente genera la interrogante del porqué —si es que es cierto lo que los biógrafos dicen de él— de la soltería de Jesús. El celibato es una práctica muy antigua, en el hinduismo y el budismo es donde esta idea se puede apreciar de manera más clara, pero quien la popularizó a escala global fue la Iglesia Católica.

Una de las principales máximas de Cristo, que la hizo muy famosa mientras vivía, fue que se debería amar al prójimo como a nosotros mismos. Sin embargo, las iglesias cristianas con su actitud pueril demuestran que esa sentencia es imposible que sea vivida y practicada de manera plena en sus círculos; su intolerancia con las personas que no se ajustan a sus moldes o que los exceden es, sin duda, poco humana. Todo el furor que ha desatado esta producción satírica, muestra la poca caridad de las iglesias cristianas hacia las personas homosexuales.

Lo que ha originado todo este fanatismo cristiano no es pues el que se haya presentado a un Jesús de heterodoxa y extravagante actitud, sino el hecho que se le haya presentado como un homosexual activo y con pareja. Los cristianos no están dispuestos a aceptar tal cosa, su intransigencia a respetar esta idea muestra que ellos, por más que lo nieguen, sí odian a los percibidos en sí diferentes; pues no resisten el que se les compare a su máximo líder con una persona gay. Pues algo de naturaleza inferior no debería ser comparado con Cristo. Con su reacción, poco evangélica de hecho, la piedad cristiana y su supuesto amor por el prójimo caen por el suelo. No son los ateos, agnósticos, librepensadores y humanistas seculares sus máximos detractores; son ellos mismos y su actitud incoherente. Y si Jesús en realidad, suponiendo que haya sido el caso, era homosexual, ¿cuál es el problema? ¿Le resta tal cosa importancia a su humanidad? Al parecer, para los cristianos, sí. Y después dicen que aman a todos, bueno.

De todo lo que se está generando en torno a esta producción una cosa se debería enfatizar: las iglesias cristianas casi nunca han estado a favor de las víctimas, como no lo estuvieron en el pasado, tampoco hoy se debería esperar lo contrario. Las víctimas sólo son el medio para que ellos puedan justificar la razón de su innecesaria existencia.


Bibliografía:
Medina, P. B. (2019, Diciembre 19). CNN Español. Retrieved from ¿Un Jesús gay? Millones de personas piden a Netflix retirar esta parodia brasileña sobre la vida de Cristo:
https://cnnespanol.cnn.com/2019/12/19/un-jesus-gay-millones-de-personas-piden-a-netflix-retirar-esta-parodia-brasilena-sobre-la-vida-de-cristo/

dijous, 2 de gener de 2020

Barbarie de la creencia

León Moraria


“Es más fácil bombardear el núcleo de un átomo,
que erradicar una creencia”.
ALBERT EISTEIN.

Nada mejor para comenzar un nuevo año que festejar la libertad de la mente de la servidumbre de la creencia. Libertad que día a día atrae a más adeptos, feligreses que abandonan religiones y sectas para declararse librepensadores, materialistas o ateos.

Al ateísmo se llega por propia y libre convicción, por cuanto no hay preescolares ni escuelas ni universidades que lo enseñen. Tampoco tiene templos, curas o pastores que lo prediquen. Ni periódicos, emisoras de radio o canales de TV que propaguen ideas ateas. El ateísmo nunca ha participado de guerras para imponerse ni está enfrentado a quienes predican y creen en la existencia de dioses. No ocurre igual con las religiones que han impuesto sus creencias por medio de la guerra. El emperador Constantino, fundador del cristianismo, lo impuso por medio de la guerra y desde entonces hasta el presente, no ha parado. Continúa con el oscurantismo de la Edad Media durante 500 años; sigue con Carlomagno para fundar su Imperio Romano Cristiano de Occidente bendecido por el Papa; Las 12 Cruzadas durante 200 años al Medio Oriente para asesinar sarracenos; las Cruzadas del Papa a Lombardía, Languedoc y Carcassone para asesinar herejes; las guerras campesinas de Alemania; la evangelización de América y el genocidio de 70 millones de aborígenes; el decreto papal que condenó a la esclavitud a los pueblos de África; y como trasfondo de esta historia de crímenes, el horror de La Inquisición. De no haber impuesto el cristianismo el oscurantismo que identifica a la Edad Media, los grandes adelantos científicos y tecnológicos del siglo XXI, hubieran ocurrido hace 500 años con Leonardo da Vinci, Giordano Bruno, Copérnico, Galileo y la pléyade de maestros del Renacimiento.

Cada religión inventa su propio Dios. En esa vitrina de dioses ¿Cuál será el verdadero? ¿El del hinduismo, judaísmo, islamismo, catolicismo, protestantismo, testigos de Jehová, mormones? Cada religión dice, “mi Dios es el verdadero”. ¿Una verdad que tiene varias explicaciones es verdad? Elemental argumento para demostrar que Dios no existe. Quien afirme lo contrario tiene la carga de la prueba, por cuanto las inexistencias no se demuestran.

Para conocer el origen y evolución de Dios no hay que acudir a las culturas actuales (religiones), sino, a la ciencia antropológica, a la evolución del homo sapiens. Dios es el invento surgido de la ignorancia y primitivismo propios del hombre del Paleolítico que no tenía como explicar, conocer, entender los fenómenos de la naturaleza (lluvia, nevadas, frío, calor, día, noche, viento, terremotos, erupciones volcánicas). A esos fenómenos les atribuye movimiento, animatismo; luego les inventan un ánima, animismo; luego los pinta en la roca o los tallan en madera con forma humana, totemismo. Proceso evolutivo que conduce al politeísmo y monoteísmo. Aterrorizado por su invento, cae de hinojos, le ofrece sacrificios de aves, corderos, doncellas, niños, para aplacar su ira, hacerse grato y pedirle perdón. ¿Por qué hacerle sacrificios al propio invento? Eso no es inteligencia ni sabiduría, es imbecilidad. ¡Liquídelo y problema resuelto! Es lo que hace el librepensador, materialista o ateo y consigue tranquilidad y felicidad.

Ateísmo es la actitud que se asume para liberar la mente de la barbarie de la creencia. La única libertad posible que el hombre puede disfrutar a plenitud está en la mente, que sólo puede ser libre si expulsa el perro guardián de la creencia que nos colocan desde la niñez por la educación en el hogar, en la escuela y ¡horror! en la universidad que se autodenomina “Madre de la Ciencia”. Las pretendidas libertades que el hombre pueda desear están sometidas a la necesidad. Nada escapa a la necesidad (comer, dormir, vivienda, vestido, salud, aborto, trabajo, etc.). Es la gran tirana. Sólo el pensamiento como función cognitiva (cognoscere = conocer) de la mente, escapa a la tiranía de la necesidad.

Para hablar de libertad, primero hay que liberar la mente de la servidumbre de la creencia, del “perro guardián”. Es un necio quien habla de libertad y permanece atado a la creencia de dioses o prohibiciones religiosas. La única libertad posible que el hombre puede disfrutar a plenitud, sin frenos ni cortapisas, está en la mente. No existe otra libertad.

Ciencia y religión no pueden armonizar por cuanto son ámbitos diferentes. Se considera ciencia lo que puede explicarse por un procedimiento a seguir, llamado Método Científico. Religión es toda disquisición mítica (teológica) que se alimenta de leyendas narradas en textos conocidos como “sagrados” (Biblia, Corán, Talmud, Torá, Veda, Mormón; cada religión inventa su libro sagrado). La Ciencia pertenece al ámbito de la Razón y la religión al ámbito de la Fe, que es ciega por cuanto niega la racionalidad.

El cerebro no se hizo para creer = Fe
El cerebro se hizo para razonar = Ciencia      

La teología la inventaron los sacerdotes egipcios que oficiaban en los templos dedicados a los numerosísimos dioses que adoraban. Desde Akenatón hasta el presente, el monoteísmo ha sido derrotado. El politeísmo de la antigüedad impera en el mundo actual, por cuanto cada religión tiene su Dios y cada región sus creencias y apariciones. Hace 12 mil años, el hombre cruzó el estrecho de Bering (Alaska) y se expandió por gran parte del continente. Otro grupo llegó por el océano Pacifico, desde La Polinesia. Durante 11.500 años en América no hubo aparición de vírgenes, ángeles ni cristos. Pero, desde hace 500 años, con la evangelización de los curas doctrineros, hay epidemia de vírgenes y aparecidos en cada país, región y lugar. A cada país le colocan su virgen aparecida: Guadalupe, Chiquinquirá, Coromoto (la única sentada), Luján, etc. Y cosa curiosa, sólo se le aparecen a un “indiecito”.

El Bien y el Mal son conceptos teológicos que no tienen nada que ver con la naturaleza, en la cual, nada es bueno o malo, todo es útil. Pero el Bien y el Mal sirven para sembrar el temor, (terror) por el premio o castigo en el más allá. El mundo de las religiones no está aquí, sino, en “el más allá”, que ofrece dos posibilidades: premio (cielo) o castigo (infierno). Para ir al cielo hay que practicar la virtud, concepto creado por los filósofos griegos, cuya práctica proporcionaba satisfacción personal, concepción que el cristianismo tergiversa, pervierte al transformarla en premio. Practicar la virtud para satisfacción personal no es lo mismo que, para recibir un premio, eso es chantaje. Pero, así funcionan las religiones, sus prédicas tienen ribetes de chantaje.

Dios es el Ser Supremo, inventado por las religiones, dotado de máximos poderes: omnipotente, omnipresente, omnisciente y eterno. Supremo hacedor del mundo. Decide todo, tanto el temblor de la hoja movida por el viento, como, la erupción del volcán que produce el terremoto o el tsunami. Le atribuyen el poder de haber “creado de la nada la luz y todo lo que existe en la Tierra y en el Cielo”. El aforismo científico dice, De la nada, nada adviene. Dios sirve para todo. Los creyentes lo invocan para todo. Ordena el Bien o el Mal a su antojo. Si ordena realizar la maldad, luego castiga al que ejecuta la orden. Para eludir el castigo, las religiones inventaron el perdón. “El que peca y reza empata”. Es el burladero que se le ofrece al que actúa mal, para que evite el castigo. Pero, el perdón no existe. Si el perdón existe ¿Para qué Infierno? Si el Infierno desaparece, el andamiaje teológico se derrumba. Si no hay Infierno ¿Para qué Dios? El Infierno es lo que le da vigencia a Dios, que necesita del mal para existir, de la misma manera que las religiones necesitan de los pobres, de su ignorancia, de su credulidad, de sus necesidades ¡Acabad con la pobreza y las religiones se quedan sin feligreses! Es por eso que el Papa habla de la “Iglesia de pobres para pobres.” La pobreza hay que mantenerla, hay que preservarla ¡Bienaventurados los pobres! Labor cristiana cumplida a cabalidad por Lula, Chávez, Ortega, Mújica y ahora toma el testigo, López Obrador. El cristianismo tiene 1700 años - desde que lo fundó el emperador Constantino - compadeciéndose de los pobres, y en todo ese tiempo ningún pobre ha dejado de serlo, todo lo contrario, la pobreza aumenta en la misma medida que el crecimiento demográfico. ¡Quién se va a acordar de Dios en un mundo de bondades!

El ateísmo es la actitud personal de mayor crecimiento en el mundo. El socorrido lugar común, “Si Dios quiere”, no es la afirmación de Dios, es el permanente cuestionamiento de ese Dios que se invoca. “Si Dios quiere” es una frase condicional, dubitativa, que cuestiona el poder que el creyente le atribuye a su Dios. Es duda que implica negación. Por ahí comienza el ateísmo. Cada quien lleva en la conciencia el germen del ateísmo, es por ello que las religiones deben realizar cada día actos, ceremonias, invocaciones para recordarle a los feligreses que Dios existe. Los musulmanes, desde el alminar (“minarete”) de las mezquitas, cinco veces al día llaman a orar. Igual ocurre con las sectas y religiones cristianas, tienen campanas para llamar a los feligreses a sus templos, para asistir a misas y cultos (prédicas, rosarios cotidianos, antropofagia de la comunión, catecismos), actos acompañados de la lectura repetitiva, empalagosa de pasajes y versículos de sus libros sagrados. Si cómo dicen “Dios es la verdad” ¿Por qué esa verdad hay que invocarla, repetirla cada día, cada hora, cada minuto? ¿Por qué hay que recordársela a los creyentes por todos los medios de difusión posibles? Se cumple el aforismo de Goebels “la mentira repetida mil veces se transforma en verdad”. A pesar de esa prédica, recordatorio constante, cada día más y más feligreses abandonan las religiones y sectas. La redundancia de invocaciones, la sobresaturación de lecturas bíblicas (evangelios, pasajes, versículos) no cumplen el propósito. El feligrés permanece en la creencia por temor, no por convicción. No cree en Dios, cree en la creencia que Dio existe.
En Francia, en 1981 el 70% de la ciudadanía se declaraba católica. Hoy, sólo el 50% y, de este porcentaje, sólo el 50% cree que Dios existe. En España el 80% de la población se declara católica, pero asisten a misa semanalmente, 10 millones, o sea, la cuarta parte de la población. El 55,5% de españoles con estudios superiores creen en Dios, pero el 43,7% no rezan nunca. El 80% de los españoles se declaran católicos, pero, el 75% de los nacidos desde 1970 se declaran poco creyentes. El Vaticano habla de 1.200 millones de católicos en el mundo. Si le aplicamos los porcentajes anteriores, el catolicismo si acaso llega a la mitad (600 millones). Hace 50 años, el 90% de la población de Latinoamérica era católica. Hoy, esa cifra debe estar reducida a la mitad, por el creciente auge de las sectas evangélicas y protestantes, financiadas desde Estados Unidos por las iglesias y por la CIA. Más el crecimiento de librepensadores, materialistas y ateos que en varios países se han organizado y fundado Uniones o Asociaciones de ateos (Venezuela: ULMAVEN2016@gmail.com).
En Colombia en un programa de TV referido al tema de la existencia de Dios, se constituyó un jurado con Fiscal (ateo), Defensor (arzobispo), Juez, Jurado y testigos. Se escenifica el juicio y al final se consulta a los televidentes para que expresen su veredicto. Resultado de la encuesta: 90% dijo Dios no existe; y sólo el 10% afirmó su existencia.
En Estados Unidos el 80% de la población se declara cristiana y están convencidos que la Biblia es historia, en consecuencia, consideran que las leyendas allí narradas ocurrieron, son ciertas: el paraíso de Adán y Eva; el Arca de Noé; el Sol y la Luna que se detienen en la batalla de Jericó; Jonás tragado por la ballena; Sansón y los filisteos, etc. Como seguidores de la Biblia - El Destino Manifiesto - sus gobernantes cometen toda clase de genocidios en los países que invaden, e internamente ocurren masacres de niños en escuelas, de jóvenes en universidades o de civiles en centros comerciales. Invasiones, genocidios y crímenes inspirados en “el libro más letal, la Biblia. (Terry Eagleton).
En Venezuela el ateísmo tiene sus raíces sembradas en el propio nacimiento de la República. Miranda, Bolívar, Sucre, Manuela, Simón Rodríguez, que pertenecían a logias masónicas, en consecuencia, ateas. ¿Cómo alguien puede declararse bolivariano si desconoce la esencia del pensamiento de los próceres de la independencia? Bolívar era librepensador, jacobino, republicano, liberal, materialista y ateo. Nuestra condición de República Laica no tiene discusión. El mayor empeño debe estar en rescatar el laicismo del Estado y de las instituciones públicas, hundidas en la barbarie de la creencia.