Translate

dilluns, 2 de març de 2020

Ignacio Arsuaga només es compara amb Alejandro Bermúdez

Víctor Salmerón
Llicenciat en Filosofia

(Puede accederse al original de este artículo, en castellano, en Laicismo.org)

Alejandro Bermúdez és un periodista catòlic de nacionalitat peruana anti-ateísta, pro-vida, profundament homòfob, actiu perseguidor del col·lectiu LGTBI, les dones i qualsevol altre grup que no s'adhereixi amb frenesí a la seva ortodòxia catòlica. És, d'altra banda, «el director del Grup ACI, integrat per les agències de notícies ACI Premsa, Catholic News Agency, ACI Digital, ACI Stampa i CNA Deutsch. A més, és director de notícies en castellà a EWTN» (aciprensa, 2016). El contingut que Bermúdez aboca a EWTN és, en general, absorbit per una desaforada quantitat de persones catòliques, sobretot d'Amèrica Llatina. Aquesta xarxa de comunicació on ell treballa «és el portal catòlic més gran dins dels Estats Units i que també es troba disponible en espanyol i alemany» (EWTN informació, s.f.). Doncs bé, «en els seus 38 anys d'existència, EWTN la Xarxa Catòlica Mundial és en l'actualitat l'òrgan multimèdia religiós més gran del món. Amb els seus 11 senyals televisius en tres idiomes que transmeten 24 hores els 365 dies de l'any, arribant a més de 268 milions de llars en més de 145 països i territoris, sent distribuït en sistemes directes de televisió, a través d'operadors per cable i per satèl·lit» (EWTN informació, s.f.). A finals de 2019, EWTN es va instal·lar a Espanya, i arriba —segons el parer de Juan Carlos González Hurtado— «en el moment en què més el necessitem». (Religió en Llibertat, 2019).

És evident que una persona de tan arrelats prejudicis i amb una intel·ligència completament fètida i lesionada pels dogmes ortodoxos catòlics i els dogmes dretans —o clerofascistes— que professa amb tanta fidelitat, no hauria de tenir tanta difusió a nivell mundial; la seva narrativa, des d'un punt de vista racional, representa un replegament i una desgràcia perniciosa per a la intel·ligència genuïna i per al lliurepensament.

Des d'aquesta xarxa de comunicació, aquest senyor s'ha dedicat amb vehemència a difondre i infondre prejudicis de tota mena contra els homosexuals (als qui defineix com a «sodomites»), els ateus, les dones i qualsevol grup organitzat en pro dels drets dels més oprimits per la societat.

Reclama —per la seva forma de conducta i operar— que la seva línia ideològica i la de EWTN és l'autèntica actitud eclesiàstica. No obstant això, el seu extremisme religiós suggereix que va més enllà del que l'Església Catòlica actual, la de Francisco, ho faria; el seu enfocament, com s'aprecia, no sobrepassa al voluntarisme agustinià o escolasticisme Tomista. Probablement, si ells estiguessin amb vida, s'escandalitzarien que se'ls compari amb un subjecte tan allunyat de les virtuts més elementals.

Però, per dir alguna cosa, la concepció que Sant Tomàs tenia respecte a la dona, no crec que excedeixi en judici a la d'aquest subjecte. Amb tot aquest cabal de saviesa, el menys que es podia esperar de sant Tomàs era una definició lànguida de la dona. I no va defraudar, perquè va definir amb gran lucidesa a la dona com a «defectuosa i mal nascuda, perquè el poder actiu de la llavor masculina tendeix a la producció d'una perfecta semblança en el sexe masculí, mentre que la producció d'una dona prové d'una falta del poder actiu. (Suma teològica – Part 1a – Qüestió 92, s.f.)». I pel que toca a sant Agustí, és ben sabuda —per si a algú se li dóna per indagar— la seva docta misogínia.

Que postures tan intransigents i intolerants com la de Sant Tomàs d'Aquino, d'evident odi i rebuig a la dona, hagin estat considerades com a virtuoses i dignes de ser imitades en èpoques pretèrites, no implica necessàriament que siguin adaptables a la realitat actual. No es considera, doncs, adequat que perspectives tan desfasades i alienes a les demandes del context actual s'hagin de divulgar amb tanta força i passió; però Bermúdez i aquesta xarxa catòlica no el creuen així.

Doncs bé, aquest senyor la ferocitat del qual —quan d'algun aire de progressisme es tracta— sembla no tenir límits, no resulta estrany que encaixi i es fusioni de manera diàfana amb Ignacio Arsuaga, qui per cert el va guardonar en el 2016 amb el premi «Hazte oir», gràcies a que és, segons Arsuaga, «un exemple de com servir a la veritat i al bé comú amb intel·ligència i coratge, gairebé sempre enmig de situacions d'incomprensió i d'hostilitat, però sovint, també, sofrint persecució, exili i perill per a la seva pròpia vida». (Religió en Llibertat, 2016).

Com és sabut, una de les grans consignes que Arsuaga ha encunyat és que «els nens tenen penis. Les nenes tenen vulva. Que no t'enganyin» (BBC Món, 2017). Potser qualsevol home de gran intel·ligència en el passat hauria anhelat crear un lema tan perspicaç, original i lacònic. I continua destil·lant saviesa —igual o millor que Aristòtil— quan de manera cèlebre diu: «Si neixes home, ets home. Si ets dona, continuaràs sent-ho» (BBC Món, 2017). Tot això es podia llegir «en el lateral d'un enorme autobús de color taronja que circulava pels carrers de Madrid, la capital d'Espanya» (BBC Món, 2017). És obvi que la narrativa d'aquests individus no és beneficiosa per a totes les persones, especialment per als grups socialment rebutjats; l'única cosa que genera aquest tipus de narrativa és una ona descomunal d'odi virulent que en res ajuda o afavoreix a les víctimes.

Una de les coses que caracteritza a aquests dos senyors és la seva curiosa fermesa per frenar els avortaments i per la prestigiosa promoció i «defensa de la vida». No obstant això, els fets irrefutables demostren que «830 milions d'éssers humans sofreixen de desnutrició crònica; 1.100 milions no tenen accés a aigua potable; 2.600 milions manquen de serveis sanitaris bàsics; 2.000 milions no tenen medicaments essencials; 1.000 milions manquen d'habitatge adequat; 2.000 milions no tenen electricitat; 781 milions d'adults són analfabets; 250 milions de nens entre 5 i 14 anys fan treball remunerat fora de la llar (FAO, 2012); 73 milions de nens, en termes absoluts, fan treballs perillosos que representen un risc directe per a la seva salut, seguretat o desenvolupament moral». Però aquests senyors, pel que sembla, no estan tan interessats a resoldre problemàtiques tan aspres com aquestes, però sí ràpids a difondre tota classe de prejudicis teològics que condemnin de manera radical tota acció progressista.

Ara bé, ¿cal fer una marxa inquisitorial contra l'avortament, com si aquest esgotés el concepte de vida, concepte tan ric i que pot ser estudiat des de diversos enfocaments? El que sí cal és fer una marxa —millor una croada— en contra de la fam, de la injustícia global, de les polítiques deshumanitzadores dels països opressors, de les ferotges persecucions que sofreixen en pròpia carn certs individus només per percebre's en si mateixos diferents… en desfavor de tot allò que ofèn la dignitat humana.

Promoure la vida és quelcom més que fustigar l'avortament, és treballar perquè aquesta sigui més digna en totes les seves dimensions. Promoure la vida és promoure tota la vida o no promoure res. És res o és tot. De què serveix promoure el naixement desaforat de nens, en països pobres, perquè es vegin abocats a afrontar una vida indigna? Però això no ho veuen o no ho volen veure aquests dos febrils senyors. No. Estan consumits per la indignació que els causa els avortaments, perquè creuen que l'única vida que s'ha de protegir és la intrauterina; les altres no importen. Quin consol per a les pobres vides-projectes en construcció!

Finalment ells parlen de «La Naturalesa», i que no es pot actuar en contra d'ella, però fins que entenguin que la naturalesa no és més que un seguici de tecnologies desfasades, no deduiran que estan sota una sèrie de fal·làcies ben definides.


Bibliografía
aciprensa. (2016, octubre 5). Retrieved from Premios HO: Los galardonados son “ejemplo de cómo servir a la verdad”
BBC Mundo. (2017, marzo 1 ). BBC Mundo. Retrievedfrom “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva”: el autobús en contra de la transexualidad infantil que causa polémica en España.
CONG. PARA LA DOCTRINA DE LA FE . (1992). EL DON DE LA VIDA . Palabra, 1992.
EWTN información. (n.d.). EWTN información. Retrieved from ANTECEDENTES EWTN, Global Catholic Network.
Religión en Libertad. (16 octubre 2016, octubre 16). Religión en Libertad. Retrieved from Premios HO: Alejandro Bermúdez denuncia la dictadura del relativismo que arrincona a los cristianos.
Russell, B. (1935). Religión y Ciencia. Oxford : Oxford University Press.
Scheuch, M. ( 2013 , de julio 7 ). LAS LÍNEAS TORCIDAS. Retrieved from ALEJANDRO BERMÚDEZ Y LA RETÓRICA DEL INSULTO.
Suma teológica – Parte Ia – Cuestión 92. (n.d.). Suma teológica – Parte Ia – Cuestión 92.
Religión en libertad. (2016, 16 octubre). Premios HO: Alejandro Bermúdez denuncia la dictadura del relativismo que arrincona a los cristianos. Recuperado 10 enero, 2020

dimarts, 25 de febrer de 2020

La Iglesia católica es dañina

Víctor Salmerón
Licenciado en filosofía

Sí, por increíble que parezca, la religión católica sigue existiendo; sí, en pleno siglo XXI. A pesar de todos los escándalos del pasado como los del presente, sigue sobreviviendo como tacuazín o zarigüeya que, por su posición, fácilmente induce a pensar que está muerta. Es cierto que La Iglesia Católica en ciertas situaciones y en determinados lugares ha resultado relativamente beneficiosa; mas al hacer valoraciones sobre el beneficio y el daño que ésta ha producido a la humanidad, resulta interesante ver como el poco bien hecho por ella no puede eximirla, pues los males y los daños que ha causado y sigue causando a los seres humanos son mayores que el poco bien realizado. La Iglesia Católica, pues, como toda otra iglesia cristiana, causa terribles daños a sus seguidores y, en alguna medida, a muchos individuos del mundo laical.

Uno de esos daños graves que causa la iglesia católica, como lo hacen todas las iglesias cristianas habidas y por haber, es en la cabeza de sus seguidores. Como es bien sabido, antes de que los niños tengan uso de razón, deberán ser llevados por sus padres para ser bautizados en una parroquia local, con el fin, según la entidad religiosa, de poner a salvo su alma, y posteriormente recibir los sacramentos restantes. A la edad de cinco a seis años, a los niños se les enseña una colección de dogmas infundados los cuales tienen que aceptar de manera pasiva, acrítica y sin ninguna posibilidad para el debate. Este adoctrinamiento prematuro, se supone, afectará negativamente a la mente del jovenzuelo; y a la postre lo convertirá en un adulto ignorante y estúpido; en suma, lo convertirá en un ser completamente dogmático y seguro de sí. En ciertos casos, sólo una mente aguda y persuasiva podrá sacar de esa oscuridad tenebrosa a una persona que haya sido víctima de un hechizo religioso católico. Es pues evidente que las personas que sean educadas, desde niños, bajo las doctrinas y normas católicas, serán, si no salen de ese dogmatismo, gente acrítica y poco pensante.

Por otro lado, uno de los daños que sufren los fieles católicos, como los protestantes, en menor grado ciertamente, es, sin duda, en sus finanzas. Se dice que en la Iglesia Católica el diezmo no es obligatorio, lo cual es cierto, pero ello no indica necesariamente que aquella sea una institución desinteresada en las finanzas de sus más contumaces fieles. En Estados Unidos, país donde resido actualmente, los padres tienen que pagar ciertas sumas de dinero a sus respectivas parroquias para que un grupo de parroquianos bien instruidos —no siempre— aleccionen a sus chavales en las doctrinas básicas de la iglesia católica. De no hacerlo, la educación religiosa se les es negada. Esa práctica no se lleva a cabo en todos los países del continente Latinoamericano, pues las economías de aquellos no son, para nada, sostenibles, y por lo tanto no se les es posible permitirse tales extravagancias. Además, si alguien quiere contraer matrimonio en una parroquia de Nueva york, por lo menos tendrá que contar, como mínimo, con ochocientos a novecientos dólares, de lo contrario el sacramento se le será negado. No parece, pues, que este organismo esté tan interesado por la salvación de las almas de sus feligreses, sí en sus finanzas.

Uno de los sectores más damnificados, producto de los perjuicios y prejuicios de la iglesia católica es, para el que lo quiera saber y el que no, el femenino. Por ejemplo, la biblia de cuyo contenido se deriva la moral y la teología cristianas es, por lo que allí se expone, furibundamente machista. El antiguo testamento demuestra, de manera irrefutable, lo que digo. Léase detenidamente estos versículos: GENESIS 3:16, donde se narra el castigo de Dios a la mujer; LEVITICO 12: 1, 2 & 5 y JUECES 21:10-12 etc. Todos esos versículos comparten algo en común: su frenético y virulento odio contra las mujeres. Para los autores de la biblia, la culpable de toda la desgracia de los hombres fue la mujer; asimismo como la responsable directa de la enemistad de éste con aquellos. Mas esa negativa no se superó en el nuevo testamento. Pablo de Tarso, fundador real del cristianismo (del cual surgió la Iglesia Católica) y máximo promulgador de la propaganda ideológica cristiana, tenía una opinión bastante lamentable del sector femenino. Solemnemente proclamó: “Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.” (CORINTIOS 14: 34& 35). En otra parte dice: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor, santificación, y modestia. (1° TIMOTEO 2: 11-15). La edad media es considerada como una de las etapas más sombrías por las que la humanidad ha tenido que pasar, lo fue sobre todo para las mujeres, quienes por la sola razón de ser mujeres, segundas en la creación de dios y culpables de incitar Adán a que merendara el fruto prohibido por dios y que trajo como secuela la muerte y la enemistad de aquel con el ser humano. Ellas sufrieron en carne propia todo el odio misógino que destila por naturaleza de la religión cristina. En esta época fue el tiempo cuando más fuerza tuvo la religión y el dogma cristianos. Con todo el poder que ésta tenía en lo político, económico, ideológico, y social se dedicó activamente a perseguir, condenar, y quemar brujas. Se estima que un número de 40.000 mujeres fueron sentenciadas a ser quemadas en la hoguera, ahorcadas, torturadas, por la amenaza de “brujería”. De este modo se demonizó a la mujer y cualquier cosa que no fuera la obediencia a la religión y al marido representaba una clara señal de ser colaboradora del enemigo, a saber, satán. Se dirá, eso fue cosa del pasado, yo no lo creo; actualmente este organismo religioso sigue relegando a la mujer, y ésta sólo sirve para cumplir las funciones más ínfimas en la institución, vaya consuelo. Son los hombres, porque Jesús era hombre, los únicos que pueden convertirse en diáconos, sacerdotes, obispos y papas. Pero las mujeres cristianas, al parecer no son capaces de advertir todos esos atropellos a su dignidad.

Pues bien, la ética cristiana, que quede claro, es sumamente egoísta. Parece ser que la única razón para el correcto proceder ético estriba en la obtención de la salvación personal en la otra vida. Ello demuestra que la acción moralmente buena que realiza cualquier cristiano no está guiada por la más genuina filantropía, sino, por el interés mezquino de alcanzar una salvación personal en el otro mundo. La ética del humanista secular no está guiada por el interés usurero pero por la benevolencia y la más sincera magnanimidad, comparada ésta con aquella, es por mucho inmensamente superior.

La Iglesia Católica resulta nociva para los seres humanos pues es, por naturaleza, mentirosa. La mentira, pues, ha sido su mejor aliada para poder sobrevivir durante todos estos siglos. Es claro que, como no está interesada en buscar la verdad, se dedica, como todas las religiones abrahámicas (cristianismo, Islam y judaísmo) a instruir, conservar, imponer y naturalizar la mentira. Esta institución, como es del dominio público, enseña supersticiones y mitos de toda clase; lo más asombroso es que dicho organismo no sólo los expone como leyendas o cuentos para niños, sino como verdades absolutas, dejando sin posibilidad de debate al librepensador. Su mentira está dirigida y configurada estratégicamente para sus fieles y para cualquiera que se deje engañar por tal patraña; y como sus fieles representan un gran número de individuos, aquella afecta a una desaforada cantidad de hombres y mujeres en la tierra. Cualquier librepensador, ateo, agnóstico o contrario a las virulencias religiosas que haya nacido en un hogar católico habrá recibido la mayoría de sacramentos que demanda tal entidad. Infortunadamente, procede de una manera déspota, sin tomar en cuenta la subjetividad o conciencia libre que se está construyendo, asegurando que lo hacen por el bien de su alma, aunque tal entidad metafísica, no haya sido demostrada por ningún experimento científico serio. De no haber sido por la incredulidad de ciertos hombres del pasado cuyo amor por la verdad los llevó a desafiar las navajas más espantosas del dogma y proceder de la manera más honrada y noble intelectualmente hablando, ésta institución seguiría manteniendo a los hombres y mujeres en las más hondas supersticiones; y la mentira que de ella surge naturalmente sería nuestra única verdad.

Finalmente, es claro pues que si un organismo o entidad por santa, infalible y reputada que se autodenomine, causa daños no sólo en lo externo pero en lo interno de un sujeto o un colectivo lo más práctico, ético y deseable sería la erradicación o fustigación de aquella. Habiendo concluido que esta institución sí causa esos daños a sus rebaños y al mundo secular, resulta pertinente pues actuar siguiendo los dictados más fogosos de la verdad.


Bibliografía:
Bioenciclopediia. (n.d.). Bioenciclopedia. Retrieved from COMPOSICIÓN DEL CUERPO HUMANO:
https://www.bioenciclopedia.com/composicion-del-cuerpo-humano/
RUSSELL, B. (1956). Por qué no soy cristiano. New York: Hispano Americana, S.A. (EDHASA)

dissabte, 25 de gener de 2020

Dos artículos interesantes

Recomendamos a nuestros lectores estos dos interesantes artículos publicados sobre laicismo y libertad religiosa:



LEVANTE - El mercantil Valenciano

El laicismo como prueba de coherencia política





eldiariocv.es

Mónica Oltra y la libertad religiosa

por Raquel Ortiz, colaboradora de Valencia Laica

divendres, 24 de gener de 2020

Las Iglesias Cristianas Sí Odian a los Homosexuales

por Víctor Salmerón
Licenciado en filosofía

«La primera tentación de Cristo» es una película de comedia que ha desatado una controversia definitivamente asombrosa, tanto así que «ha unido a más de 2,2 millones de personas» que han firmado una petición en Change.org pidiéndole a Netflix que retire la cinta de su catálogo y pidiendo una disculpa del grupo «Porta dos Fundos», grupo de comedia brasileño creador de la película, pues afirman que han «ofendido seriamente a los cristianos» (Medina, 2019).

Tres cosas han hipostasiado los cristianos al personaje de Jesús, especialmente aquellos con extremo conservadurismo:
Primero, ese sujeto, siempre que sea posible, es pensado como un Europeo, y si ese no es el caso, al menos tiene que parecerlo; y pues como es de esperarse, por ser Europeo, tiene que ser blanco; no porque sea el único color de piel que allí exista, sino porque es el que más se ha universalizado y con el que las iglesias identifican a Cristo.
Segundo, por lo que a la constitución corporal respecta, lo piensan como esbelto, un sujeto bien proporcionado.
Tercero, casi siempre se lo imaginan como un individuo absolutamente gazmoño, a saber, que habla a solas con Dios, que se comporta y se viste de manera estrafalaria y como un fabricador de milagros. Resulta obvio pues que sin esos atributos le será muy difícil a un cristiano imaginarse a Cristo.

Los cristianos han hipostasiado tales atributos a la persona de Jesús por dos razones fundamentales:
Primero, la Iglesia Católica así como las evangélicas se han dedicado por siglos, empezando quizá con Pablo de Tarso, fundador real del cristianismo, con gran dinamismo a enseñar al Jesús teológico, o sea el mítico; y un Jesús teológico sí es una construcción ideológica; por tanto su historia teológica ya no corresponde a la realidad. Los teólogos de la liberación intentaron señalar esto, pero la persecución de la iglesia ortodoxa-burguesa no se hizo esperar, enmudeciéndoles así su grito de honradez.
Segundo, producto de la desfiguración histórica que ha hecho el cristianismo oficial del Jesús histórico, aquellos poseen una profunda ignorancia de aquél. Sí. Una investigación seria sobre el Jesús histórico reduciría o curaría, se cree, la virulencia que la cinta de Netflix está causando en las cabezas de los líderes y feligreses cristianos más ortodoxos.

Hay muchos atributos que los cristianos no consideran como dotados de hermosura y por tanto no aplicables al personaje de Cristo. Lo negro, por ejemplo, no ha sido visto como algo bueno en el terreno religioso cristiano; es asociado con el diablo o el mal. Un Cristo negro, en consecuencia, no sería bien visto por los cristianos conservadores. Pero lo que les resulta más abominable es el que Cristo sea personificado como un homosexual y con una pareja. Para la mayoría de jerarcas y cristianos conservadores la sola idea de pensar que Jesús podría haber sido gay les parece de naturaleza aberrante y monstruosa.

La hipótesis de que Jesús haya podido ser un homosexual es, desde una perspectiva teológica —que es una construcción ideológica— inverosímil, pero desde un punto de vista estrictamente histórico no lo es. Como se podrá notar si se lee la biblia detenidamente y con sentido crítico, las principales figuras del mundo hebreo, a saber, los patriarcas, los jueces, los profetas y los líderes religiosos no eran célibes. El Dios judío tal como se dice en el génesis, ordenó a los primeros humanos que poblaran la tierra (Génesis 1:28). Es más, la falta de simiente era vista, en el mundo hebraico, como una maldición. El celibato no era, pues, una práctica común entre los judíos. Esto forzosamente genera la interrogante del porqué —si es que es cierto lo que los biógrafos dicen de él— de la soltería de Jesús. El celibato es una práctica muy antigua, en el hinduismo y el budismo es donde esta idea se puede apreciar de manera más clara, pero quien la popularizó a escala global fue la Iglesia Católica.

Una de las principales máximas de Cristo, que la hizo muy famosa mientras vivía, fue que se debería amar al prójimo como a nosotros mismos. Sin embargo, las iglesias cristianas con su actitud pueril demuestran que esa sentencia es imposible que sea vivida y practicada de manera plena en sus círculos; su intolerancia con las personas que no se ajustan a sus moldes o que los exceden es, sin duda, poco humana. Todo el furor que ha desatado esta producción satírica, muestra la poca caridad de las iglesias cristianas hacia las personas homosexuales.

Lo que ha originado todo este fanatismo cristiano no es pues el que se haya presentado a un Jesús de heterodoxa y extravagante actitud, sino el hecho que se le haya presentado como un homosexual activo y con pareja. Los cristianos no están dispuestos a aceptar tal cosa, su intransigencia a respetar esta idea muestra que ellos, por más que lo nieguen, sí odian a los percibidos en sí diferentes; pues no resisten el que se les compare a su máximo líder con una persona gay. Pues algo de naturaleza inferior no debería ser comparado con Cristo. Con su reacción, poco evangélica de hecho, la piedad cristiana y su supuesto amor por el prójimo caen por el suelo. No son los ateos, agnósticos, librepensadores y humanistas seculares sus máximos detractores; son ellos mismos y su actitud incoherente. Y si Jesús en realidad, suponiendo que haya sido el caso, era homosexual, ¿cuál es el problema? ¿Le resta tal cosa importancia a su humanidad? Al parecer, para los cristianos, sí. Y después dicen que aman a todos, bueno.

De todo lo que se está generando en torno a esta producción una cosa se debería enfatizar: las iglesias cristianas casi nunca han estado a favor de las víctimas, como no lo estuvieron en el pasado, tampoco hoy se debería esperar lo contrario. Las víctimas sólo son el medio para que ellos puedan justificar la razón de su innecesaria existencia.


Bibliografía:
Medina, P. B. (2019, Diciembre 19). CNN Español. Retrieved from ¿Un Jesús gay? Millones de personas piden a Netflix retirar esta parodia brasileña sobre la vida de Cristo:
https://cnnespanol.cnn.com/2019/12/19/un-jesus-gay-millones-de-personas-piden-a-netflix-retirar-esta-parodia-brasilena-sobre-la-vida-de-cristo/

dijous, 2 de gener de 2020

Barbarie de la creencia

León Moraria


“Es más fácil bombardear el núcleo de un átomo,
que erradicar una creencia”.
ALBERT EISTEIN.

Nada mejor para comenzar un nuevo año que festejar la libertad de la mente de la servidumbre de la creencia. Libertad que día a día atrae a más adeptos, feligreses que abandonan religiones y sectas para declararse librepensadores, materialistas o ateos.

Al ateísmo se llega por propia y libre convicción, por cuanto no hay preescolares ni escuelas ni universidades que lo enseñen. Tampoco tiene templos, curas o pastores que lo prediquen. Ni periódicos, emisoras de radio o canales de TV que propaguen ideas ateas. El ateísmo nunca ha participado de guerras para imponerse ni está enfrentado a quienes predican y creen en la existencia de dioses. No ocurre igual con las religiones que han impuesto sus creencias por medio de la guerra. El emperador Constantino, fundador del cristianismo, lo impuso por medio de la guerra y desde entonces hasta el presente, no ha parado. Continúa con el oscurantismo de la Edad Media durante 500 años; sigue con Carlomagno para fundar su Imperio Romano Cristiano de Occidente bendecido por el Papa; Las 12 Cruzadas durante 200 años al Medio Oriente para asesinar sarracenos; las Cruzadas del Papa a Lombardía, Languedoc y Carcassone para asesinar herejes; las guerras campesinas de Alemania; la evangelización de América y el genocidio de 70 millones de aborígenes; el decreto papal que condenó a la esclavitud a los pueblos de África; y como trasfondo de esta historia de crímenes, el horror de La Inquisición. De no haber impuesto el cristianismo el oscurantismo que identifica a la Edad Media, los grandes adelantos científicos y tecnológicos del siglo XXI, hubieran ocurrido hace 500 años con Leonardo da Vinci, Giordano Bruno, Copérnico, Galileo y la pléyade de maestros del Renacimiento.

Cada religión inventa su propio Dios. En esa vitrina de dioses ¿Cuál será el verdadero? ¿El del hinduismo, judaísmo, islamismo, catolicismo, protestantismo, testigos de Jehová, mormones? Cada religión dice, “mi Dios es el verdadero”. ¿Una verdad que tiene varias explicaciones es verdad? Elemental argumento para demostrar que Dios no existe. Quien afirme lo contrario tiene la carga de la prueba, por cuanto las inexistencias no se demuestran.

Para conocer el origen y evolución de Dios no hay que acudir a las culturas actuales (religiones), sino, a la ciencia antropológica, a la evolución del homo sapiens. Dios es el invento surgido de la ignorancia y primitivismo propios del hombre del Paleolítico que no tenía como explicar, conocer, entender los fenómenos de la naturaleza (lluvia, nevadas, frío, calor, día, noche, viento, terremotos, erupciones volcánicas). A esos fenómenos les atribuye movimiento, animatismo; luego les inventan un ánima, animismo; luego los pinta en la roca o los tallan en madera con forma humana, totemismo. Proceso evolutivo que conduce al politeísmo y monoteísmo. Aterrorizado por su invento, cae de hinojos, le ofrece sacrificios de aves, corderos, doncellas, niños, para aplacar su ira, hacerse grato y pedirle perdón. ¿Por qué hacerle sacrificios al propio invento? Eso no es inteligencia ni sabiduría, es imbecilidad. ¡Liquídelo y problema resuelto! Es lo que hace el librepensador, materialista o ateo y consigue tranquilidad y felicidad.

Ateísmo es la actitud que se asume para liberar la mente de la barbarie de la creencia. La única libertad posible que el hombre puede disfrutar a plenitud está en la mente, que sólo puede ser libre si expulsa el perro guardián de la creencia que nos colocan desde la niñez por la educación en el hogar, en la escuela y ¡horror! en la universidad que se autodenomina “Madre de la Ciencia”. Las pretendidas libertades que el hombre pueda desear están sometidas a la necesidad. Nada escapa a la necesidad (comer, dormir, vivienda, vestido, salud, aborto, trabajo, etc.). Es la gran tirana. Sólo el pensamiento como función cognitiva (cognoscere = conocer) de la mente, escapa a la tiranía de la necesidad.

Para hablar de libertad, primero hay que liberar la mente de la servidumbre de la creencia, del “perro guardián”. Es un necio quien habla de libertad y permanece atado a la creencia de dioses o prohibiciones religiosas. La única libertad posible que el hombre puede disfrutar a plenitud, sin frenos ni cortapisas, está en la mente. No existe otra libertad.

Ciencia y religión no pueden armonizar por cuanto son ámbitos diferentes. Se considera ciencia lo que puede explicarse por un procedimiento a seguir, llamado Método Científico. Religión es toda disquisición mítica (teológica) que se alimenta de leyendas narradas en textos conocidos como “sagrados” (Biblia, Corán, Talmud, Torá, Veda, Mormón; cada religión inventa su libro sagrado). La Ciencia pertenece al ámbito de la Razón y la religión al ámbito de la Fe, que es ciega por cuanto niega la racionalidad.

El cerebro no se hizo para creer = Fe
El cerebro se hizo para razonar = Ciencia      

La teología la inventaron los sacerdotes egipcios que oficiaban en los templos dedicados a los numerosísimos dioses que adoraban. Desde Akenatón hasta el presente, el monoteísmo ha sido derrotado. El politeísmo de la antigüedad impera en el mundo actual, por cuanto cada religión tiene su Dios y cada región sus creencias y apariciones. Hace 12 mil años, el hombre cruzó el estrecho de Bering (Alaska) y se expandió por gran parte del continente. Otro grupo llegó por el océano Pacifico, desde La Polinesia. Durante 11.500 años en América no hubo aparición de vírgenes, ángeles ni cristos. Pero, desde hace 500 años, con la evangelización de los curas doctrineros, hay epidemia de vírgenes y aparecidos en cada país, región y lugar. A cada país le colocan su virgen aparecida: Guadalupe, Chiquinquirá, Coromoto (la única sentada), Luján, etc. Y cosa curiosa, sólo se le aparecen a un “indiecito”.

El Bien y el Mal son conceptos teológicos que no tienen nada que ver con la naturaleza, en la cual, nada es bueno o malo, todo es útil. Pero el Bien y el Mal sirven para sembrar el temor, (terror) por el premio o castigo en el más allá. El mundo de las religiones no está aquí, sino, en “el más allá”, que ofrece dos posibilidades: premio (cielo) o castigo (infierno). Para ir al cielo hay que practicar la virtud, concepto creado por los filósofos griegos, cuya práctica proporcionaba satisfacción personal, concepción que el cristianismo tergiversa, pervierte al transformarla en premio. Practicar la virtud para satisfacción personal no es lo mismo que, para recibir un premio, eso es chantaje. Pero, así funcionan las religiones, sus prédicas tienen ribetes de chantaje.

Dios es el Ser Supremo, inventado por las religiones, dotado de máximos poderes: omnipotente, omnipresente, omnisciente y eterno. Supremo hacedor del mundo. Decide todo, tanto el temblor de la hoja movida por el viento, como, la erupción del volcán que produce el terremoto o el tsunami. Le atribuyen el poder de haber “creado de la nada la luz y todo lo que existe en la Tierra y en el Cielo”. El aforismo científico dice, De la nada, nada adviene. Dios sirve para todo. Los creyentes lo invocan para todo. Ordena el Bien o el Mal a su antojo. Si ordena realizar la maldad, luego castiga al que ejecuta la orden. Para eludir el castigo, las religiones inventaron el perdón. “El que peca y reza empata”. Es el burladero que se le ofrece al que actúa mal, para que evite el castigo. Pero, el perdón no existe. Si el perdón existe ¿Para qué Infierno? Si el Infierno desaparece, el andamiaje teológico se derrumba. Si no hay Infierno ¿Para qué Dios? El Infierno es lo que le da vigencia a Dios, que necesita del mal para existir, de la misma manera que las religiones necesitan de los pobres, de su ignorancia, de su credulidad, de sus necesidades ¡Acabad con la pobreza y las religiones se quedan sin feligreses! Es por eso que el Papa habla de la “Iglesia de pobres para pobres.” La pobreza hay que mantenerla, hay que preservarla ¡Bienaventurados los pobres! Labor cristiana cumplida a cabalidad por Lula, Chávez, Ortega, Mújica y ahora toma el testigo, López Obrador. El cristianismo tiene 1700 años - desde que lo fundó el emperador Constantino - compadeciéndose de los pobres, y en todo ese tiempo ningún pobre ha dejado de serlo, todo lo contrario, la pobreza aumenta en la misma medida que el crecimiento demográfico. ¡Quién se va a acordar de Dios en un mundo de bondades!

El ateísmo es la actitud personal de mayor crecimiento en el mundo. El socorrido lugar común, “Si Dios quiere”, no es la afirmación de Dios, es el permanente cuestionamiento de ese Dios que se invoca. “Si Dios quiere” es una frase condicional, dubitativa, que cuestiona el poder que el creyente le atribuye a su Dios. Es duda que implica negación. Por ahí comienza el ateísmo. Cada quien lleva en la conciencia el germen del ateísmo, es por ello que las religiones deben realizar cada día actos, ceremonias, invocaciones para recordarle a los feligreses que Dios existe. Los musulmanes, desde el alminar (“minarete”) de las mezquitas, cinco veces al día llaman a orar. Igual ocurre con las sectas y religiones cristianas, tienen campanas para llamar a los feligreses a sus templos, para asistir a misas y cultos (prédicas, rosarios cotidianos, antropofagia de la comunión, catecismos), actos acompañados de la lectura repetitiva, empalagosa de pasajes y versículos de sus libros sagrados. Si cómo dicen “Dios es la verdad” ¿Por qué esa verdad hay que invocarla, repetirla cada día, cada hora, cada minuto? ¿Por qué hay que recordársela a los creyentes por todos los medios de difusión posibles? Se cumple el aforismo de Goebels “la mentira repetida mil veces se transforma en verdad”. A pesar de esa prédica, recordatorio constante, cada día más y más feligreses abandonan las religiones y sectas. La redundancia de invocaciones, la sobresaturación de lecturas bíblicas (evangelios, pasajes, versículos) no cumplen el propósito. El feligrés permanece en la creencia por temor, no por convicción. No cree en Dios, cree en la creencia que Dio existe.
En Francia, en 1981 el 70% de la ciudadanía se declaraba católica. Hoy, sólo el 50% y, de este porcentaje, sólo el 50% cree que Dios existe. En España el 80% de la población se declara católica, pero asisten a misa semanalmente, 10 millones, o sea, la cuarta parte de la población. El 55,5% de españoles con estudios superiores creen en Dios, pero el 43,7% no rezan nunca. El 80% de los españoles se declaran católicos, pero, el 75% de los nacidos desde 1970 se declaran poco creyentes. El Vaticano habla de 1.200 millones de católicos en el mundo. Si le aplicamos los porcentajes anteriores, el catolicismo si acaso llega a la mitad (600 millones). Hace 50 años, el 90% de la población de Latinoamérica era católica. Hoy, esa cifra debe estar reducida a la mitad, por el creciente auge de las sectas evangélicas y protestantes, financiadas desde Estados Unidos por las iglesias y por la CIA. Más el crecimiento de librepensadores, materialistas y ateos que en varios países se han organizado y fundado Uniones o Asociaciones de ateos (Venezuela: ULMAVEN2016@gmail.com).
En Colombia en un programa de TV referido al tema de la existencia de Dios, se constituyó un jurado con Fiscal (ateo), Defensor (arzobispo), Juez, Jurado y testigos. Se escenifica el juicio y al final se consulta a los televidentes para que expresen su veredicto. Resultado de la encuesta: 90% dijo Dios no existe; y sólo el 10% afirmó su existencia.
En Estados Unidos el 80% de la población se declara cristiana y están convencidos que la Biblia es historia, en consecuencia, consideran que las leyendas allí narradas ocurrieron, son ciertas: el paraíso de Adán y Eva; el Arca de Noé; el Sol y la Luna que se detienen en la batalla de Jericó; Jonás tragado por la ballena; Sansón y los filisteos, etc. Como seguidores de la Biblia - El Destino Manifiesto - sus gobernantes cometen toda clase de genocidios en los países que invaden, e internamente ocurren masacres de niños en escuelas, de jóvenes en universidades o de civiles en centros comerciales. Invasiones, genocidios y crímenes inspirados en “el libro más letal, la Biblia. (Terry Eagleton).
En Venezuela el ateísmo tiene sus raíces sembradas en el propio nacimiento de la República. Miranda, Bolívar, Sucre, Manuela, Simón Rodríguez, que pertenecían a logias masónicas, en consecuencia, ateas. ¿Cómo alguien puede declararse bolivariano si desconoce la esencia del pensamiento de los próceres de la independencia? Bolívar era librepensador, jacobino, republicano, liberal, materialista y ateo. Nuestra condición de República Laica no tiene discusión. El mayor empeño debe estar en rescatar el laicismo del Estado y de las instituciones públicas, hundidas en la barbarie de la creencia.