Translate

dissabte, 30 de maig de 2020

Sigmund Freud y la Religión

por Ángel Villazón

· Sigmund Freud
(wikipedia.org) ·
La época en la que vivió Sigmund Freud, autor de la teoría psicosexual, era habitual una fuerte represión del deseo sexual, sobretodo femenino. Hizo ver al psicoanalista que existía una fuerte relación entre la neurosis y la represión sexual, por lo que era posible entender la naturaleza y la variedad de la enfermedad, al conocer la historia sexual de un paciente. La represión, fue el primer mecanismo que Freud descubrió y que hace referencia a que la mente borra eventos y pensamientos que serían dolorosos si se mantuvieran en el nivel consciente.

El autor de la “Teoría de la interpretación de los sueños” menciona que todos los sueños representan la realización de un deseo por parte del soñador, incluso las pesadillas. Según su teoría, la "censura" de los sueños produce una distorsión de su contenido. Así que lo que puede parecer un conjunto de imágenes soñadas sin sentido, a través del análisis y de su método "descifrador", realmente puede ser un conjunto de ideas coherentes.

El psicoanálisis trata las enfermedades mentales y el estudio del comportamiento de los seres humanos basándose en el análisis de los conflictos sexuales inconscientes que se originan en la niñez. Desarrolló un mapa de la mente en el que describió las características de la estructura y el funcionamiento de esta. En la mente inconsciente descansan muchos de nuestros impulsos y deseos primitivos que están mediados por la preconciencia. Descubrió que algunos de estos eventos y deseos causaban tanto miedo y dolor a sus pacientes, que permanecían guardados en el oscuro subconsciente, afectando a la conducta de manera negativa, proceso que llamó “represión”.

Posteriormente Freud desarrolló un modelo de la mente que estaba compuesto por el ELLO, el YO y el SUPER-YO, y lo llamó el “aparato psíquico”, que no son áreas físicas, sino conceptualizaciones hipotéticas de funciones mentales importantes.

Se exponen los principales elementos de dicha teoría, por el alcance que tienen.

El ELLO opera en el nivel inconsciente. responde al principio del placer y está compuesto por dos tipos de instintos biológicos o impulsos a los que llamó Eros y Thanatos. El Eros, o instinto de vida, ayuda a los individuos a sobrevivir. El Thanatos o instinto de muerte, constituye una serie de fuerzas destructivas que están presentes en todos los seres vivos.

El YO se desarrolla durante la infancia y su objetivo es satisfacer las demandas del ELLO dentro de la aceptación social. En contraste con el ELLO, el YO sigue el principio de realidad y opera en el consciente y el subconsciente.

El SUPER-YO es el responsable de asegurar que se siguen unos estándares morales, por lo que actúa con el principio de moralidad y nos motiva a actuar con un comportamiento socialmente aceptable y responsable.

En su análisis de los sueños distinguió entre el contenido manifiesto o lo que se recuerda del sueño, y el contenido latente o el significado simbólico del sueño, lo que intenta decir, y el segundo contenido que se manifiesta a través del lenguaje de los sueños.

Dejando a Sigmund Freud, por un instante, y desde un punto de vista teórico, moral y ética significan cosas diferentes. La moral se encarga de determinar que conductas son adecuadas y cuáles no lo son en un contexto determinado. Mientras que la ética se refiere a los principios generales que son beneficiosos para todos los hombres. La moral trata de aplicar las normas determinadas por la ética, a un gran número de situaciones concretas según el caso. No son iguales. Son conceptos diferentes.

Las religiones han tenido un gran peso en el establecimiento de códigos morales, de conductas sociales, a lo largo de la historia. En el mundo occidental, el judaísmo y el cristianismo han determinado una buena parte de las normas sociales actuales, mientras que en Asia lo han hecho sobre todo el budismo y el confucionismo. Si vamos mas más atrás en la historia, nos encontramos con que el hombre lleva millones de años sobre la tierra, y las normas sociales que tenían han sido muy diferentes. Grupos de indios y tribus de indígenas que tuvieron sus propias costumbres y religiones.

La sociedad cambia, las normas cambian, las religiones cambian. La moral cambia. No son absolutas.

Volviendo a Freud, este tuvo un interesante intercambio epistolar con médicos destacados, científicos, escritores y filósofos de varios de países que lo admiraron por sus investigaciones y se sintieron impelidos a comunicarse con él.

En estas cartas, muchas de las acusaciones que se hacían a Freud no son más que moralistas, es decir cambiantes, como lo son muchos aspectos de las religiones que son cambiante y ha habido muchas en la historia.

Una vez hecha y comprendida esta distinción pasamos a analizar el Estudio de “Freud y la Religión” siguiendo sus cartas.

No era fácil atacar los tabúes sexuales y religiosos de aquellos tiempos y menos desde una perspectiva atea como la del profesor vienés. Freud escribe en una carta con respecto a la sexualidad, “ No me preocupa la cuestión del simbolismo sexual que Usted excluye. Pues el sicoanálisis crea muy pocos conceptos nuevos en ese terreno, tomando ideas muy bien terminadas por el transcurso de los años que se apoyan con toda clase de pruebas”. A lo largo de muchos años quedaron refutadas muchas críticas que se le hicieron y se le hacen por sus investigaciones sobre la sexualidad y sus efectos en la mente humana.

Freud expone, en otra carta, no sin mucha ironía sobre el instinto sexual “ el éxito del sicoanálisis depende de la conjunción de dos resultados: La canalización de la satisfacción y el dominio de la sublimación del terco instinto, como es muy frecuente solo se logra lo primero, ello se debe al material: personas que vienen padeciendo gravemente durante largo tiempo que no espera ninguna alivio moral del médico, conformando un material mediocre. Personas con conflictos religiosos que están dispuestos a la forma más fácil de lucha que es la sublimación. Los sacerdotes tienen la suerte de llevarlos hasta Dios”.

El psicoanálisis, continuaba, no es ni religiosos ni lo contrario, sino que se constituye como un instrumento neutral del que puede servirse todo el mundo siempre que ese utilice para liberar al que sufre.

Respecto a la posibilidad de la sublimación hacia la religión dice : “Lo hermoso de la religión no pertenece al sicoanálisis. ¿Por qué no fue uno de tantos piadosos quien fundó el psicoanálisis? Por qué fue necesario esperar a un judío totalmente ateo?”

En otra comunicación el profesor vienés expresa que “La ruptura violenta no en el pensamiento analítico, sino en el científico, cuando se trata de Dios y de Cristo, es una de las inconsecuencias de la vida. Cuando se dice “tus pecados te son perdonados, levántate y anda”, hay muchas otras contrarias por su tiempo, psicológicamente imposibles e inútiles para la vida. Si el enfermo hubiera dicho “Como sabes que mis pecados me han sido perdonados?”, la respuesta hubiera sido “yo el hijo de Dios te los perdono”, imagínese que Sigmund Freud le dijera, “yo el profesor ordinario Sigmund Freud te los perdono”.

Freud no hizo el psicoanálisis para la cura de almas. Así como el protestantismo eliminó la diferencia entre legos y sacerdotes, también la cura de almas debe de ser secularizada y privada de toda influencia clerical.

El concepto científico del mundo y el religioso es incompatible. A la ciencia no le importa la conducta humana de Cristo, ni Confucio, ni Buda. A la ciencia no le importa la moral.

A Albert Einstein le decía “su lucha para que no conteste a su carta es vana pues lo contento que me ha dejado saber la modificación de sus juicios o al menos el pequeño avance logrado en tal dirección. Naturalmente siempre he sabido que me admiraba solo por cortesía y que hay muy pocas de mis afirmaciones que le convenzan”. “ Sin embargo me he preguntado con frecuencia que es lo que hay de admirable en ellas si no son verdad, es decir si no tienen un alto grado de verdad. No cree Usted que me habrían tratado mejor si mis doctrinas hubieran incorporado un porcentaje más alto de error y de locura”.

Freud —que defendió el librepensamiento— dijo que la educación libertada de las doctrinas religiosas no cambiará notablemente la esencia psicológica del hombre. La labor científica puede llegar a penetrar en la realidad del mundo, permitiendo poder ampliar nuestro poder y dar un sentido de equilibrio a nuestra vida.

Para terminar Freud decía que lo que quería era explorar, resolver incógnitas, descubrir una parte de la verdad. Ello pudo haber causado dolor a muchos y beneficiado a unos cuantos sin que ni una cosa ni otra parezca achacable a culpas o méritos de mi parte.

dilluns, 18 de maig de 2020

¿Quién era Gaietà Ripoll?

Cayetano Antonio Ripoll (Solsona, 1778-Valencia, 1826) fue maestro de escuela en Valencia. Acusado de no creer en los dogmas católicos, fue condenado a muerte por hereje en Valencia y ahorcado el 31 de julio de 1826. Se ha afirmado que fue la última víctima de la Inquisición española, aunque no fue condenado por el Santo Oficio (porque en 1826 no existía, ya que no había sido restablecido por Fernando VII tras el fin del Trienio Liberal), sino por la Junta de Fe de la diócesis de Valencia, que había sido creada por el arzobispo Simón López para que ejerciera las funciones del extinguido tribunal. El proceso y ejecución de Cayetano Ripoll causó un gran escándalo en toda Europa, aunque en España quedó casi oculto debido a la censura de prensa. Fue el último ejecutado en España por el llamado delito de herejía, mientras que la última persona condenada a muerte por la Inquisición fue una mujer, María de los Dolores López, que en 1781 fue estrangulada a garrote vil en Sevilla y su cadáver arrojado a la hoguera.​

Este vídeo de 35 minutos ofrece los detalles de su procesamiento y asesinato.


dilluns, 11 de maig de 2020

Una escuela diferente


Una escuela diferente a partir de septiembre, pero... ¿cómo?


Lunes 11 de mayo de 2020

La ministra de Educación ha sugerido que a partir de septiembre, si no hay vacuna, los colegios tendrán la mitad de alumnado en las aulas. Hasta ahí parece lógica la medida, dada la situación caótica y de riesgos para la salud que la pandemia está dejando. Pero quizá el Ministerio no ha calculado adecuadamente esta posibilidad, si nos atenemos al modelo escolar real que padecemos, desde hace décadas.

Repaso mi biblioteca en donde más de 150 ejemplares están dedicados a la historia, a la pedagogía y a la gestión política y social de la Enseñanza… y me encuentro con muchos títulos, algunos de los cuales nos podrían situar en el actual escenario: Uno mío, de 1997: “La escuela pública amenazada”; otro de Michel Eliard, de 2002: “El fin de la escuela”; uno del amigo M Fdez. Enguita, de 1995: “La escuela a examen”, otro de José Mª Esteve, de 2003: ”La tercera revolución educativa”, observo otro de Nuria Aragón, de 2004: “Vivir sin cole”… hay más y, por fin, uno muy reciente (2020) de mi amigo Rafa Feito: “¿Qué hace una escuela como tú en un siglo como éste?”, y, además, prologado por el actual Secretario de Estado de Educación: Alejandro Tiana.

Pues eso… el problema que tiene nuestro endémico Sistema Educativo es falta de flexibilidad y de antigüedad, es decir de no haberse adaptado a los nuevos tiempos periódicamente; de soportar grandes privatizaciones elitistas e ideológicas; de mantener grandes carencias de gasto e inversión; de generar un desequilibrio enorme entre territorios del Estado; de una formación y acceso a la función y trabajo docente que se parece más al siglo XIX que al XXI; de enormes carencias en la digitalización; de un currículo anticuado, al igual que y, salvo excepciones, de unos métodos de enseñanza aprendizaje que (generalizadamente) provienen de tiempos lejanos; de una total falta de promoción e incentivos a la innovación educativa, que la hay, pero más por el voluntarismo de unos pocos, que por los apoyos de los poderes públicos; de unas construcciones escolares, más cercanas a las del siglo XIX que a las necesidades actuales climáticas, digitales, espaciales, donde -por ejemplo- las aulas se pudieran adaptar en cada momento; o de una total falta de planificación y adecuación periódica de los centros escolares relacionados con los cambios demográficos y de planificación de las ciudades; o un modelo de enseñanza infantil, partida en dos, “sin pies ni cabeza”, producto de un muy grave error de la LOGSE, cuyo problema se va a acrecentar en estos tiempos y que otros países ya tienen solucionado, desde hace décadas; por no hablar de un diabólico calendario y de tiempos escolares inflexibles, absolutamente absurdos. Ya no digamos, para terminar, de la falta de apoyo (REAL) compensatorio a la ruralidad o al alumnado que necesita atención especial y/o específica, por diversidad de situaciones personales y/o familiares… Y así… nos llega esta contingencia y nos encuentra: “con el culo al aire”.

Como se ha podido observar, tanto en Sanidad, como en la atención a personas mayores dependientes, ha sido un caos y ha costado muchas vidas de forma innecesaria, por falta de previsión/planificación, y de privatizaciones vergonzantes… Habiendo unos responsables políticos, con nombres y apellidos. Situación que viene de muy lejos y pertenecen a casi todos los colorines políticos.

Pues en Educación, las cosas no han sido, por ahora, tan caóticamente visibles, ya que -de momento- se barren debajo de las alfombras. No sé si algún día, saldrán esas pelusas.
Pero, sin embargo a pesar del cierto caos en la muy desigual atención educativa, que ha generado el confinamiento… el actual gabinete ministerial está empeñado en sacar “SU propia modificación de Ley”, por enésima vez (la LOMLOE)… que, por cierto, ya en su denominación lleva la “penitencia”.

Un proyecto, en mi opinión, anticuado y algo chapucero en lo fundamental, una vez más, cargado de retórica y de un pegajoso “buenismo”, pero nada práctico, muy corto de miras y, una vez más, sin financiación y, aun más, con lo que se “nos viene encima” en cuanto a las Cuentas Públicas.

Respaldado, eso sí y (quizá) con razón, por quienes claman que la nefasta LOMCE… en su parte más cruel con la enseñanza pública… “se tire a la papelera”. Pero este proyecto de LOMLOE del PSOE no va a ser suficiente para lo que, realmente, haría falta.

Primero, porque no es nada atrevido, se trata de un ligero maquillaje y, en segundo lugar, porque haría falta una Ley radical que nos sitúe, de verdad, en el siglo XXI, el de la era digital, el siglo del conocimiento, donde lo PÚBLICO debe recobrar un gran protagonismo y contribuya, de verdad, a la compensación de las desigualdades sociales e individuales.

El camino para un modelo de Enseñanza del futuro nos lo acaba de mostrar esta pandemia, más allá de los cientos de libros, artículos, investigaciones… que lo viene reclamando, desde hace años.

Pero los poderes públicos, de cualquier color, miraban y parece que siguen mirando hacia otro lado. Y ahora: ¿Qué?: ¿Aceptamos una nueva improvisación que generará, estoy seguro, una mayor brecha social, por más interés que pongan los profesionales, las familias e, incluso, el alumnado?.

El plan de desescalada que el Ministerio prevé, para la vuelta a las aulas hacia mediados de septiembre, que dependerá de las actuaciones de las comunidades autónomas, pues son ellas las que fijan la fecha de inicio de curso y otras muchas cuestiones, al tener delegadas las competencias.

La iniciativa de que se regrese en grupos reducidos, de apenas quince alumnos y alumnas por aula, posiblemente en alternancia, de mañanas y tardes… para evitar que se incumplan las medidas de distancia social, va a ser más factible en unos territorios que en otros, en unas centros que en otros, en unos barrios que en otros… y en según qué edades y cursos.

Todo un reto para los poderes públicos (ayuntamientos y CCAA y para el MdEyFP en Ceuta y Melilla), para los claustros y los equipos directivos, para el personal auxiliar, para las familias y, por supuesto, para los verdaderos protagonistas: el alumnado.

Porque todo ello depende de las edades, del trabajo (fuera de casa) de padres, madres y tutores… y de la situación específica de cada centro escolar. Pero, sobre todo, de la financiación. Sin financiación adecuada, muchas cosas se “irán al carajo”. También de la profesionalidad de los docentes y de la capacidad de adaptación de las familias, todas iguales, todas diferentes.

Sólo espero que esta contingencia al menos sirva para hacer recapitular a los responsables políticos, de que tenemos un Sistema Educativo muy anticuado, poco flexible y muy desigual… y que hay que “remangarse”, cuanto antes mejor… para idear y poner en marcha otro nuevo, no sólo pensando en la agenda 2030 (que a mí no me convence), … sino en el año 2050, por lo menos.

Un Sistema único, público, por supuesto laico, muy flexible, inclusivo, democrático, ecológico y digital, donde los profesionales docentes han de situarse (haya más o menos resistencias) en este nuevo escenario obligatoriamente (como está ocurriendo en otras profesiones) y, para ello, no sólo es necesario una muy renovada formación permanente del actual profesorado, sino un modelo de acceso a la función y trabajo docente muy diferente y unos planes de estudio universitarios teórico-prácticos, muy distintos a los actuales. Y ahí, la investigación universitaria, tendría mucho que decir.

La mercantilización de la Enseñanza que propicia el Tratado de Lisboa (2007) y del cual “bebieron” la LOE, y, sobre todo, la LOMCE, además de otros sistemas educativos en el conjunto de la UE, está siendo nefasto, al crear mayores brechas sociales. Por ello, una nueva Ley orgánica debería abandonar la privatización, directa e indirecta, del Sistema. Pero, la verdad, hoy por hoy, no soy muy optimista.

diumenge, 3 de maig de 2020

La última noche

Hoy os recomendamos este excelente libro, del que podéis ver un extracto a continuación.

Está disponible en Google Libros en formato epub por 4,07€,
o en papel, en la Casa del Libro por 12,35€