Translate

dimarts, 8 de gener de 2019

Venta y arrendamiento de iglesias

En la medida en que disminuyen los miembros de las iglesias, aumenta el mercado inmobiliario de las edificaciones religiosas. Cada país busca resolver el problema de alguna forma. Las iglesias las convierten en centros comerciales, galerías de arte, residencias para indigentes o para estudiantes. En algunos casos una religión diferente ocupa ese espacio. En países receptores de inmigrantes, éstos compran las iglesias en venta para poder practicar sus cultos. Algunas iglesias son adquiridas por musulmanes para convertirlas en mezquitas.


Según el Evangelische Bank, un banco ligado a la iglesia protestante alemana, señala que el creciente número de iglesias en venta se debe a que los costos de mantenimiento son insostenibles. Estudios indican que la mitad de las diócesis católicas tienen sus edificios vacíos.

Canadá presenta una situación similar, la crisis es tal que no se dan abasto para el pago del mínimo personal, calefacción y mantenimiento en general. Cuando los fieles envejecen o se mudan a otra comunidad el problema empeora. Lo primero es cortar horarios al personal. En algunos casos el organista abandona la iglesia y es llamado en ocasiones especiales. En los últimos años muchas iglesias o se juntan con sus iglesias vecinas o desaparecen, de ahí la pregunta, ¿Qué se hace con la propiedad? Y aunque otras iglesias estarían dispuestas a aceptar a esos fieles, no lo están para atender el viejo edificio. Entonces la decisión: hay que vender la propiedad. Algunas estimaciones indican que en Canadá el grupo protestante mayoritario cierra una iglesia cada semana; en los últimos diez años han cerrado 500 iglesias. La iglesia anglicana, que pierde unos 13.000 miembros al año, se encuentra en situación similar.

En USA, Wall Street Journal informa que en el 2014, un récord de 1.502 propiedades religiosas fueron vendidas por un valor de mil trescientos millones de dólares. Según ese diario un gran número de iglesias se han asociado con bienes y raíces para obtener réditos. En Tasmania, la iglesia anglicana publicó una lista de 51 iglesias a la venta. En el reino unido, The Church Of England indica que de 20 a 25 iglesias cierran anualmente. La diócesis del Reino Unido explica qué hacer cuando se produce el cierre de iglesias: convertirlas a un uso alternativo, preservación de iglesias o la demolición. Entre los usos alternativos: El culto por otra representación cristiana, uso cultural, uso residencial, teatros o centros de arte, oficinas y monumentos.

En España promocionan la venta de esas edificaciones, “En la zona centro de España disponemos de conventos con iglesias, con grandes superficies en m² ideal para hoteles, residencias, etc.” Para el año 2018 España cierra dos monasterios al mes, esto crea un mercado inmobiliario importante. También confrontaciones a la hora de definir a quienes pertenecen los bienes, algunos asesores jurídicos sugieren que las monjas tienen sus derechos: «si se suprime el monasterio, pero quedan monjas, los bienes de ese monasterio tienen que acompañar proporcionalmente a esas religiosas allí a donde vayan. Es decir, no hay un vacío. Esos bienes las acompañan, aunque vayan a lugares distintos. Ellas serán propietarias de su parte. Es lo que establece el derecho y, además, es de justicia».

En los Países Bajos la disminución de los fieles es asombrosa. En el año 1968 2,7 millones de católicos asistían al culto semanalmente. En el 2016 esta cifra descendió a 173.000 fieles. Se espera que para el 2030 sean apenas 63.000 personas. Es posible que unas pocas iglesias permanezcan abiertas en las grandes ciudades, mientras que serán vendidas las de los pueblos. La iglesia Sint-Clemens, que fue construida en 1896 y ostenta una torre de 70m, está en venta por 250.000 Euros. La iglesia St. Joseph en Arnhem se convirtió en un parque para patinadores, construyeron rampas, obstáculos en la nave, cobran 3,5 Euros y puedes pasar todo el día patinando entre santos. Desde ese momento la iglesia es muy visitada.

En países con una alta tasa de inmigración, existe un aumento de las iglesias, al menos las que reflejan el sentir de esas comunidades. En España crecen las iglesias evangélicas como producto del aumento de los inmigrantes latinoamericanos.

En zonas donde existen conflictos, las iglesias cristianas son convertidas en depósitos, albergue de soldados, museos o mezquitas.

En Latinoamérica, a pesar de la disminución de fieles católicos, aún no se observa el cierre de iglesias como en Europa o Norte América. Aún hoy existe una tendencia al incremento de iglesias evangélicas, así como sus representantes en partidos políticos.

Isidro

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada